La Iglesia católica también aboga para que las partes se sienten a dialogar

Frente al paro que desarrollan los trabajadores municipales en demanda de mejoras salariales, el vicario general de la Diócesis de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz, consideró que el llamado a conciliación obligatoria de la Secretaría de Trabajo de Chubut para intentar destrabar el conflicto representa "una bocanada de aire ante la situación tan tirante que se está dando".
"Al ver los titulares de los medios he sentido una bocanada de aire ante la situación tan tirante que se está dando en este ya largo conflicto. Si la soga se sigue tirando, se parte y termina lastimando en ambos lados", mencionó.

"También me agradó que las autoridades municipales aceptaran de inmediato la conciliación obligatoria ya que se abre una instancia de diálogo. Creo que todos los comodorenses deseamos que se dé este encuentro en torno a una mesa y no en un desencuentro cada vez mayor", afirmó.

El vicario también se mostró preocupado porque los gremios en conflicto esperarán hasta mañana para definir en asamblea si acatan la conciliación. "Me preocupa que las autoridades gremiales esperen el lunes para mediante una asamblea en la puerta del municipio resolver si acatan o no esta conciliación. Según dicen los diarios se da una oportunidad de 20 días para buscar una solución sin las presiones que todos están padeciendo", sostuvo.

"Deseo que este domingo sirva para acercar las partes y, sin perder tiempo, puedan sentarse el lunes. Hay que generar confianza en todos los que pueden y deben resolver este momento tan duro ya que la desconfianza obstaculiza dialogar sinceramente. Además entiendo que es la última oportunidad para buscar juntos la solución. Rechazarla puede generar problemas más serios todavía", advirtió.

Cuando se le consultó al vicario qué siente y opina el obispo Virginio Bresanelli ante lo que está sucediendo, respondió: "el padre Virginio está muy preocupado; se encuentra en General Roca, en una reunión de Pastoral Social de toda la Región Patagonia Comahue sobre un tema muy importante. ‘Agua, tierra y vivienda para todos/as’. Me llama preguntando cómo esta el conflicto, si hay alguna luz en medio del malestar, que ya afecta de algún modo a toda la población".

"Puedo decirles que la Iglesia no es mediadora, pero siempre está dispuesta a servir al diálogo entre las partes buscando una solución justa y duradera. Hace días que en nuestros templos se está rezando para que se resuelva una situación que nos afecta a todos, no sólo a los trabajadores municipales, de una u otra forma", sentenció.

Comentá la nota