La Iglesia apoyó el debate de la nueva ley de radiodifusión pero pidió que se sancione con un amplio consenso

El vocero del Episcopado consideró que la iniciativa "es un paso adelante", pero sostuvo que "no sería bueno que se aprobara por diferencia de un par de votos"; siguen las audiencias en la Cámara de Diputados
La Iglesia se metió hoy en el debate de la nueva ley de medios. El vocero de la Conferencia Episcopal Argentina, presbítero Jorge Oesterheld, consideró que el proyecto que se discute en el Congreso es "un paso adelante para los que hoy no tienen voz", pero reclamó "un amplio consenso" para aprobar la iniciativa que impulsa el Gobierno.

"La Iglesia no abre juicios sobre otros aspectos del proyecto de ley, pero sí opina sobre éste, porque le parece muy positivo e importante", señaló el vocero, en declaraciones consignadas por la agencia AICA.

En ese sentido, destacó "la posibilidad de que los pobres puedan tener voz y acceder a los medios" y añadió que la creación de "radios comunitarias coincide con las enseñanzas de la doctrina social de la Iglesia".

"Más allá de que sea con éste u otro Parlamento, tiene que ser fruto de un consenso muy amplio. Por su trascendencia, no sería bueno que se apruebe por diferencia de un par de votos", opinó.

En este contexto, anunció que esta tarde el arzobispo de Mercedes-Luján y presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, monseñor Agustín Radrizzani, participará de la audiencia pública que se desarrolla en la Cámara de Diputados.

La audiencia. Tal como ocurrió el martes y ayer, el plenario de las comisiones de Comunicaciones, Libertad de Expresión y Presupuesto escucha hoy las exposiciones de alrededor de 40 oradores.

Aunque en principio estaba previsto que la discusión en comisión terminara hoy, finalmente se agregó un día más: habrá una última audiencia mañana y el kirchnerismo intentará lograr dictamen para llevar el proyecto al recinto la semana próxima.

La nueva ronda se realiza mientras siguen las negociaciones entre el oficialismo y sus aliados para acordar los cambios, no sustanciales, con los que el kirchnerismo espera garantizarse el apoyo de los diputados que suelen apoyar las iniciativas del Gobierno.

Ejes de controversia. El artículo que genera mayor discrepancia es el que permite el ingreso de las telefónicas al mercado audiovisual. A modo de concesión, el oficialismo prevé restringir el ingreso de esas empresas en el negocio audiovisual: se estudia habilitar su participación recién cuando finalice el actual mandato de Cristina Kirchner, para despejar dudas sobre una eventual connivencia con el Gobierno.

Este y otros cambios fueron sugeridos por el bloque Encuentro Popular y Social, que encabeza Ariel Basteiro. Ayer mantuvieron una reunión con la cúpula del bloque oficialista conducido por Agustín Rossi y avanzaron hacia posibles modificaciones; entre ellas, la de inhibir a empresas de servicios públicos de ingresar en el mercado del cable, como también explicitar que empresas de origen extranjero no podrán tener mayoría accionaria en los medios de comunicación.

Otros puntos, como una autoridad de aplicación de la ley fuera de la órbita del Poder Ejecutivo, no tuvieron aceptación inmediata del oficialismo. Ocurre que ese puntoes medular, como aquel que obliga a los medios de comunicación a adaptarse al nuevo marco legal en un año, el cual restringe drásticamente la titularidad de licencias: esto obliga a las empresas a desprenderse de sus actuales licencias. Este artículo, a juicio de la oposición, abre la puerta al ingreso de órganos afines al Gobierno en el mercado audiovisual.

Comentá la nota