La Iglesia advirtió que la paz social está alterada en el país.

La Iglesia advirtió que la paz social está alterada en el país.
El vocero del Episcopado, Jorge Oesterheld, señaló que el recrudecimiento del conflicto con el campo preocupa a los obispos; "empiezan a haber resentimientos, que son muy difíciles después de sacar", señaló. El cuarto día del paro agrario se cumplió con normalidad, aunque en el Chaco denunciaron que un grupo de simpatizantes kirchneristas atentaron contra la casa de unos de los hijos de Carrió.
En el cuarto día de paro agropecuario y mientras recrudece el conflicto entre ese sector y el Gobierno, la Iglesia advirtió ayer que "la paz social está alterada en el país".

Así lo afirmó esta mañana el vocero del Episcopado, Jorge Oesterheld, quien admitió que el recrudecimiento del conflicto con el campo preocupa a los obispos, que comenzaron a debatir hoy sobre la situación del país, en la 152º reunión de la Comisión Permanente del Episcopado, presidida por el cardenal Jorge Mario Bergoglio.

"El año pasado la Iglesia señaló que lo que más le preocupaba era que se preserve la paz social y ahora se está generando toda una situación que preocupa mucho", alertó, en declaraciones al canal C5N.

En ese sentido, agregó: "La vez pasada fuimos muy claros en decir que la paz social estaba en peligro. Y creo que basta mirar un poquito de televisión y ver como están las rutas para decir que sí, que la paz social realmente está muy alterada".

En ese contexto, Oesterheld consideró que "empiezan a haber resentimientos, que son muy difíciles después de sacar".

Otro de los temas que probablemente debatirán los obispos es la inseguridad. "Seguramente hablen del tema, porque es muy grave y preocupa mucho a la Iglesia y varias veces los obispos se manifestaron sobre eso", respondió.

Y ayer, el cuatro día del paro agrario se cumplía al cierre de esta edición con normalidad, luego de los enfrentamientos producidos en los últimos días entre productores y camioneros. Se registraban cortes parciales en Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Catamarca, pero con un incidente impensado: eso fue lo que denunció ayer la Coalición Cívica. Que "un grupo de militantes kirchneristas" atacó la casa en la que vive uno de los hijos de la máxima dirigente de esa agrupación, Elisa Carrió, en la vecina ciudad de Resistencia, Chaco.

Fuentes del partido informaron a la prensa que "piqueteros kirchneristas de Chaco fueron a la casa donde vive el hijo menor de Carrió junto con su padre y que efectuaron pintadas y agresiones". Se trata del titular de la Sociedad Rural de la provincia hermana, Enrique Santos.

En ese sentido, indicaron que "todos en Chaco saben que Carrió ya no vive allí hace 10 años", por lo que agregaron que "se buscó intimidar a su hijo".

A través de un comunicado de prensa, la CC repudió "el clima de intimidación y amenazas instalado por el Gobierno".

Según el comunicado, el oficialismo pasó "de las amenazas a la acción concreta y mostrando qué tipo de moral tiene el ex presidente (Néstor Kirchner), que lleva adelante este tipo de actos contra el domicilio donde Carrió ha dejado de vivir hace diez años y en el que habita su hijo menor".

"La Mesa Nacional de la Coalición Cívica repudia el clima de intimidación y amenazas instalado por el Gobierno y la agresión sufrida hoy en la casa de los hijos de Elisa Carrió", sostuvo la CC.

"En una fecha como hoy, en la que es preciso tener presente el significado profundo que para la sociedad argentina representó y representa el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y que la imprescindible construcción de la paz, la justicia y la igualdad son materias pendientes, apelamos al Poder Ejecutivo a la racionalidad y lo responsabilizamos por la seguridad de los hijos de Carrió y de los dirigentes amenazados en las últimas horas", advirtió el texto.

Comentá la nota