Ideología arrendada

La inminente discusión de la ley de arrendamientos, propuesta por el oficialismo en Diputados, volvió a calentar la interna en la Federación Agraria.
Los esfuerzos de su conducción por evitar una fractura en la Mesa de Enlace llevaron a la entidad que dirige Eduardo Buzzi a emitir un curioso comunicado ayer, en el que expresa "su postura en favor de una nueva Ley de Arrendamientos Rurales que ponga límites a la concentración y al monocultivo", pero rechaza la oportunidad en la que el Gobierno formuló la propuesta "pues la credibilidad es nula; no resulta de fiar que quien promovió y cobijó a los pooles de siembra venga hoy a ponerles límites". Los pooles de siembra, agradecidos.

"La realidad nos marca que frente a este estado de situación, al día de hoy dos mil productores trabajan el 50 por ciento de la tierra; eso no es desarrollo ni beneficio para nadie, excepto para esta nueva oligarquía aliada y fortalecida a la sombra del kirchnerismo", dice la Federación Agraria, aliada en la Mesa de Enlace de la vieja y de la nueva oligarquía. Esta relación ambivalente con los sectores más concentrados le está valiendo a la entidad fuertes críticas internas, que la semana pasada se reflejaron en las jornadas sobre uso y tenencia de la tierra que se llevaron a cabo en la ciudad de Buenos Aires. Allí se reiteraron las condenas a las políticas en favor del monocultivo sojero y la histórica alianza de FAA con CRA y la Sociedad Rural. Esas voces provenían, fundamentalmente, de sectores extrapampeanos que se sienten abandonados por la dirigencia.

Hacia el cierre del encuentro, las críticas a los dirigentes desde la mesa, integrada por representantes de la Juventud de FAA, provocaron la reacción de Ulises Forte, vicepresidente de la entidad. "Chito (como se lo apoda) se sacó, se fue sobre la mesa y casi se agarran a trompadas", relató uno de los presentes. Buzzi, que volvió para la clausura del encuentro, estuvo ajeno a los hechos, aunque no a las condenas a la dirigencia.

Ayer, tras el debate del comunicado sobre los arrendamientos rurales ("Sí a la ley, no a las chicanas políticas", se titula), se volvieron a oír voces críticas, pero esta vez de afiliados de la pampa húmeda. "Si sale una ley de arrendamientos y la FAA se queda en la vereda de enfrente, se incendia el rancho", grafican.

"No quedan dudas de que este repentino interés por la regulación de los contratos de arrendamiento forma parte de una operación política de menor cuantía, como es la división de la Mesa de Enlace", dice el comunicado para descalificar el proyecto oficial. La unidad con Biolcati y Llambías quedó asegurada, la unidad interna de la Federación no.

Comentá la nota