La identidad de los padres ya no es secreta

Se puede acceder a un archivo con 763 expedientes de adopciones realizadas en Córdoba en los últimos 30 años.
Nadie sabe que estos documentos existen. Y que podrían cambiar su vida. Están ordenados, clasificados y a la espera de las personas que hayan sido adoptadas entre 1970 y 2002 y quieran reencontrarse con su verdad biológica. Para ellas, la identidad de sus padres ya no será un secreto.

Son 763 expedientes vinculados a trámites de tenencia y adopción de niños y adolescentes –la mayoría hoy adultos– en la provincia de Córdoba. Allí figura el "tránsito" del chico por diferentes instituciones, el camino que recorrieron desde su familia biológica, el paso por institutos de menores, las guardas y hasta la adopción.

"Para muchos pueden parecer sólo papeles, pero para quienes buscan reconstruir su vida tienen un valor fundamental", aseguró Ludmila Catela da Silva, directora del Archivo de la Memoria de la Provincia, lugar donde esos documentos descansan a la espera de que quienes los consulten terminen con años de incertidumbre.

Esos papeles oficiales fueron confeccionados por equipos técnicos del órgano del Poder Ejecutivo encargado de hacer entrevistas a padres adoptivos, elaborar informes ambientales, conocer las familia biológica, entre otras funciones. "Es importante que los interesados sepan que esos documentos no son la verdad absoluta (en relación a lo que se dice de los padres biológicos y adoptivos), sino un recorte que hace un juez o un equipo de adopciones", advierte Catela da Silva.

Esos legajos encierran la historia de la vida de personas que crecen en la duda, la verdad que anhelan encontrar en algún lado pero sin saber dónde. "Las adopciones generan en muchas familias tabúes, secretos. Tener la posibilidad de acceder a estos documentos es una forma de romper con esto y reconstruir una historia", dice la directora del Archivo.

Derecho a saber. La Ley de Adopción (24.779) exige a los padres adoptivos que comuniquen la verdad biológica al hijo, y establece que cuando el adoptado cumpla 18 años puede acceder a todo su expediente judicial.

Sucede que esa obligación de los padres y esa facultad de los chicos son relativamente nuevos (desde la sanción de la ley en 1997) y, en especial, son fundamentalmente desconocidos.

"Es un derecho que usan pocos", cuenta la jueza de Familia Silvia Morcillo sobre la facultad que tienen los adoptados. Morcillo, además, resalta que para las familias muchas veces es un difícil tratar el tema de la adopción. "Algunas no se animan a hablarlo. A veces no se transmite como corresponde pues tiene que hacerse de una manera en que no se dañe al niño", comentó.

Por eso, los documentos que hoy están en el Archivo Provincial de la Memoria pueden suplir de alguna forma la falta de información sobre el origen biológico de una persona.

Quien desee encontrarse con esa información debe demostrar un interés legítimo –como, justamente, haber atravesado un proceso de adopción– que será evaluado por la institución, pues la información es confidencial. El material también puede ser de interés para investigaciones académicas.

El grupo de investigación del Archivo –formado por Silvina Parodi, María Cristina y Eliana Lacombe– ya realizó un trabajo de sistematización de la información: está ordenada por el apellido de padre y madre adoptivos, apellido de padre y madre biológicos, nombre original y posterior a la adopción del niño, su fecha de nacimiento y DNI.

Además, las personas que duden de su identidad pueden acudir al Archivo pues éste está en condiciones de realizar gestiones con otras instituciones, como hospitales, para rastrear otros datos. En especial porque no todas las adopciones pasaron por los canales formales, como el caso de Marcela (ver aparte).

Adónde acudir

Dos lugares para quienes buscan sus orígenes

Archivo Provincial de la Memoria. Allí se puede acceder al Fondo de la Secretaría de Estado de la Mujer, Niñez, Adolescencia y Familia, constituido por legajos vinculados a trámites de tenencia y adopción de la Provincia de Córdoba. En Pasaje Santa Catalina 66; al (0351) 434-2449 o a archivodelamemoria@gmail.com

Raíces. Es una agrupación de personas que desconocen su origen biológico. "Somos muchos los que estamos en esta búsqueda. Casi nadie nos escucha. En Raíces brindamos contención en la búsqueda y en el reencuentro", dice Susana Liceda, una de sus integrantes. Se reúnen los martes de 16 a 18 en la oficina de Derechos Humanos del Cabildo Histórico de la ciudad de Córdoba. Teléfonos: (0351) 434-1255 ó 153-298154. Mail: agruparaices@gmail.com

Comentá la nota