"Es una idea que inventó el liberalismo"

En un nuevo gesto de cercanía con el gobierno argentino, Mujica explicó que en su país "tuvimos el buen recaudo" de que no existiera un Banco Central independiente. Ayer, los asambleístas festejaron la reunión que mantuvo con Cristina Kirchner.
Tras su visita a la Argentina, el presidente electo del Uruguay, José "Pepe" Mujica, dio un respaldo indirecto al Gobierno en el conflicto con Martín Redrado con una crítica a las autonomías de los bancos centrales. "En mi país tuvimos el buen recaudo de que el Banco Central no tuviera independencia del gobierno", señaló en una entrevista radial, en la que advirtió que la autarquía "es una idea que inventó el liberalismo que está en crisis a nivel del mundo, porque después de lo que pasó en Estados Unidos, la famosa independencia de la Reserva Federal mire en qué despelote desembocó".

"Los mercados demostraron que no se regulan por sí mismos. Yo creo que eso fue una literatura de una época, de un momento, y que ahora han surgido hechos como para decir ‘despacito por las piedras’."

Mujica volvió ayer a Montevideo luego de entrevistarse, el jueves, con Cristina Kirchner en la Casa Rosada. Consultado sobre la crisis en el BCRA, el mandatario electo evitó dar opiniones que pudieran ser interpretadas como una intromisión en los asuntos internos. "La situación en la Argentina no la conocemos en detalle. Hemos sentido ruido de prensa, pero como todo es medio exagerado, me parece que se tiene que decantar algo de ruido", se excusó. Pero no se privó de aclarar que en el Uruguay el Banco Central depende del gobierno. "Lo hicimos pensando incluso en los derechos de la oposición, porque en el caso de un país pequeño o en el Uruguay, por lo menos, no le tenemos tanta bronca a quien mañana pueda estar en el gobierno como para cortarle uno de los recursos más elementales que tiene cualquier gobierno, que es acudir al manejo de la moneda si se viven circunstancias difíciles."

Limitado para hablar de la actualidad argentina, Mujica apuntó sin embargo que si pensaba en el pasado reciente veía "contradicciones, porque hace unos años se pagó deuda importante con el Fondo Monetario y no hubo problema y se dispusieron las reservas, ¿verdad? Y más importantes que las actuales. Y además me acuerdo bien del ‘Que se vayan todos’. Pero, ¿qué hubo antes? Sacaron plata como locos y ningún banco central pataleó ni dijo nada. Así que no sé cuál es la autonomía del Banco Central".

Mientras tanto, su visita al país siguió generando repercusiones. Desde Gualeguaychú, Jorge Fritzler, integrante de la asamblea, consideró que "Mujica merece una oportunidad" y advirtió que el tema de Botnia "es un conflicto complejo que no se va a resolver en una reunión".

Fritzler consideró que en la reunión del presidente electo uruguayo con Cristina Kirchner "seguramente hablaron mucho más de lo que trascendió, pero creo que a esta altura Mujica habrá entendido que el corte no se va a levantar si no se va Botnia, y por lo tanto él asumirá en marzo con el corte vigente". Por su parte, su compañero Juan Veronessi dijo que Mujica "nos dio un poco de luz cuando dijo que Botnia es un problema, porque creíamos que (para los uruguayos) el único problema era el corte".

También hablaron uruguayos que se oponen al modelo de las pasteras y el monocultivo forestal. Víctor Cardona, productor de Mercedes, señaló que "lo que se dice en Uruguay es poco, pero evidentemente Mujica está dispuesto a destrabar este conflicto, aunque no tiene mucho espacio, y por eso va lento".

El productor, entrevistado por radio Máxima, de Gualeguaychú, aseguró que hay un cambio entre los habitantes de Fray Bentos respecto de las pasteras. Cardona dijo que ve "una mayor apertura al diálogo y menos miedo. Hoy lo que dice la prensa no es lo que piensa la gente, aunque esto no quiere decir que vaya a salir a manifestarse en contra". Para el ambientalista, las pasteras ya no encandilan porque se ha visto que no generan los puestos de trabajo que prometían. De hecho, luego del repunte en el empleo que significó la construcción de la megaplanta, el departamento de Río Negro volvió a ser el que sufre los índices más altos de de-sempleo. Al mismo tiempo, la plantación extensiva de eucaliptus, un árbol que consume enormes cantidades de agua, genera problemas entre los horticultores e incluso entre los pobladores, ya que hay zonas donde el agua para el consumo diario escasea.

Comentá la nota