AEA, IDEA, UIA: los empresarios dejan el miedo a los K y buscan hacerse escuchar

Por José del Río

No fue en uno sino en varios encuentros. En algunos la decisión fue por unanimidad, en otros estuvo bastante discutida. "Primero vienen por nosotros pero luego irán por ustedes", advirtió a sus pares el director de un grupo argentino con ventas superiores a los u$s 500 millones. Lo miraban de reojo los directores de las principales "multinacionales blanquicelestes". Lo mismo ocurrió en varias oportunidades en la sede de la UIA. Tras la salida de Juan Carlos Lascurain y el ingreso de Héctor Méndez, la entidad había definido un cambio de rumbo. "Es que la traba de las importaciones y la alta conflictividad sindical ameritaban un cambio de estrategia. Estábamos cansados del off the record", advirtió el número uno de una ‘agonizante’ autopartista.

Por la Asociación Empresaria Argentina, mucho margen tampoco les quedaba. Primero fue el turno de Techint en Venezuela y luego del Grupo Clarín, ahora con la frutilla del fútbol. Además, de infinidad de visitantes ilustres post estatización de las AFJPs. Así llegaron los comunicados con firma oficial y hasta un plan de acción recomendado. El cuestionamiento del fin de semana a la ‘injerencia estatal indebida en el ámbito de las empresas’ fue una alusión directa a la decisión del Gobierno en torno al negocio del fútbol. La entidad calificó también de ‘reiteradas’ las intervenciones que ‘desestimulan las inversiones nacionales y extranjeras’. Una declaración de principios impensada en los tiempos de Néstor K. Por su parte, el titular del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), Gustavo Ripoll, afirmó que recuperar la credibilidad del Indec es fundamental para restaurar la confianza en el país y frenar la fuga de capitales, y consideró que ‘las empresas privadas deben ser manejadas por privados’ y el rol del Estado es ‘controlar’. La entidad fue por más y relanzó IDEA Joven, léase una importante selección de empresarios sub 40 con ganas de revertir varias de las ‘injusticias que se generan’, justificaron desde el off. ‘Seremos la voz más informal pero la que dice lo que todos piensan. Es el momento de salir a la cancha’, explicó a El Cronista con tono futbolero uno de los referentes de la ‘nueva entidad’ que lidera Jorge Aguado (JR). Pero hay más: los fondos de inversión buscan tener una voz unificada a través de ARCAP, La cadena de valor del negocio de la salud se mueve como una sola e intensificó su lobby de referencia en la Unión Argentina de la Salud y hasta los representantes de colegios privados están generando una iniciativa de ‘unión’ superior. Los importadores de tecnología dispararon contra la falta de previsibilidad y amenazan con incrementos de precios récord en algunos de los rubros más demandados como consecuencia del impuestazo teckie. Impuestazo que, advierten, se da sólo por una necesidad de caja. Claro está, ninguno de los pensamientos que hoy se exteriorizan mediante comunicados oficiales son nuevos. Desde el silenciado Coloquio de IDEA de 2004 se daba una particularidad entre los hombres de negocios. Para el pensamiento real se escudaban en el off the record y se utilizaba el on para referirse al crecimiento de la economía a tasas chinas. Es cierto, mucho margen no tenían. Había quedado marcada a fuego la cadena nacional del ex presidente Néstor Kirchner respondiéndole amenazante a Alfredo Coto: ‘Yo lo conozco’, en referencia a las declaraciones que le habían sido atribuidas hace casi cinco años en el marco del tradicional coloquio marplatense. Hoy la relación de fuerzas entre los empresarios y el Gobierno es distinta. Tras la derrota de las últimas elecciones, los hombres de negocios se hacen escuchar. El escenario vernáculo tampoco es el mismo. Durante varios años los sólidos márgenes justificaban el silencio. Hoy no son la sombra de lo que eran. Tampoco el miedo que solían tener al secretario de Comercio Interior y sus llamados de fin de semana o las críticas solapadas a los índices del Indec. ‘Ladran Sancho, señal que cabalgamos’, fue la respuesta desde las huestes oficiales ante la consulta de El Cronista. ‘Si los empresarios critican la misión está cumplida’, aseguró un funcionario de buena llegada a Balcarce 50. Y agregó, parafraseando a la presidenta: ‘la inequidad es culpa de los ricos que no quieren redistribuir riqueza’. Como para que los empresarios no recuperen la voz.

Comentá la nota