Con la idea del bloque único

Unos treinta legisladores del PJ opositor se reunieron ayer y volverán a juntarse hoy para avanzar en la conformación de una bancada común. Eduardo Duhalde propone a la hasta ahora oficialista Graciela Camaño para presidir el espacio.
El peronismo disidente avanzó ayer en la conformación de un único bloque en la Cámara de Diputados tras el recambio parlamentario del 10 de diciembre. Por un lado, unos treinta diputados de diez provincias, comandados por Felipe Solá, Francisco de Narváez, Jorge Obeid, el electo legislador por Misiones y ex gobernador Ramón Puerta y María Cremer de Busti, se reunieron a intercambiar ideas al respecto durante más de dos horas en el Hotel Congreso. Por otro, Eduardo Duhalde también empujó a la unidad del peronismo anti-K con su propia propuesta: impulsó a la hasta ahora oficialista Graciela Camaño como la posible conductora del futuro espacio del PJ rebelde.

La cita en el Hotel Congreso congregó a diputados de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, San Luis, Salta, La Pampa, Río Negro, Mendoza y Misiones. La mayoría de los presentes céntricos se envalentonó con la idea de transformarse a partir de diciembre en la tercera minoría en la Cámara baja, detrás del bloque K y el de la UCR, aunque todavía no se cerró el acuerdo. Por eso, la reunión continuará hoy con el objetivo de pulir las diferencias mayores y solucionar otros aspectos que le permitan construir una bancada que pueda incursionar en la tarea legislativa con otro peso numérico.

La tarea más difícil será resolver el liderazgo y la convivencia entre los dirigentes que tienen las mismas aspiraciones políticas. La relación Solá-De Narváez quedó mellada después de que el empresario relegara al ex gobernador, quien tuvo que subordinarse a la estrategia electoral que su socio impuso durante la campaña electoral. Aunque habría una decisión común de marchar juntos en esta propuesta, Solá querrá hacer valer ahora su condición de pionero en tratar de unir al peronismo disidente parlamentario.

También habrá que ver si caudillos provinciales, como el santafesino Carlos Reutemann, el cordobés Juan Schiaretti y el salteño Juan Carlos Romero, respaldarán la movida legislativa que hasta ahora impulsan sus respectivos diputados.

En tanto, también hubo un mensaje de Eduardo Duhalde a todo el espectro del peronismo anti-K. Dijo que "había que terminar con la pirotecnia" entre los referentes del PJ disidente para poder avanzar en la construcción de la herramienta política para derrotar al kirchnerismo.

Sin embargo, Duhalde metió la cola en el armado parlamentario de ese espacio: "Graciela Camaño es, por su experiencia y actitud negociadora, la única legisladora capaz de sintetizar y de conducir ese bloque respetando las diferencias". La legisladora llevó adelante el debate en la comisión legislativa de Asuntos Constitucionales, que preside, del proyecto para prorrogar algunas facultades delegadas por el Congreso al Gobierno, aunque no fue su miembro informante en el recinto. También tomó distancia del oficialismo y se opuso a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual con su propio proyecto. Ahora, en medio de acercamientos con el peronismo disidente, es la encargada de llevar adelante el plenario de comisiones sobre el proyecto del Gobierno de Reforma Política.

El ex mandamás del PJ bonaerense ensalsó a la todavía diputada del bloque oficialista en la sede de su Movimiento Productivo Argentino. Hasta allí llegó la esposa del gastronómico Luis Barrionuevo para criticar la política social del Gobierno.

Camaño elogió el Plan Jefes y Jefas que implementó como ministra de Trabajo del gobierno de Duhalde. "El Gobierno está delegando las facultades del Estado en grupos marginales, dejando de lado la representación institucional, como las provincias y los municipios. Y ahora estos grupos están ganando la calle", sostuvo Camaño. Luego, la diputada del Frente para la Victoria cenó a solas con Duhalde en un restaurante de Puerto Madero

Comentá la nota