Icono brizuelista

Por varios motivos la hostería inaugurada ayer en la cima de la Cuesta de El Portezuelo, bien puede considerarse como un icono de la gestión de Eduardo Brizuela del Moral; vea porqué.
Son varios los motivos por los que la hostería inaugurada ayer en la cima de la Cuesta de El Portezuelo, bien puede considerarse como un icono de la gestión de Eduardo Brizuela del Moral al frente del gobierno provincial: las demoras en su finalización, se prometió inaugurarla hace cuatro años, en 2005; costó exactamente el doble de lo presupuestado, 2 millones de pesos, cuando se la obra se adjudicó por apenas 959.489,88 pesos; y lo mas grave, ya se la ofreció en licitación a cambio de $ 1.500 mensuales, y nadie quiso gerenciarla.

La edificación de la Hostería en la Cuesta del Portezuelo fue anunciada en 2004, con la promesa de que al año siguiente se inauguraría; la empresa encargada de construcción la entregó terminada recién en el mes de octubre del año 2008.

La obra fue adjudicada mediante resolución del Ministerio de Obras y Servicios Públicos Nº 306/05 a la empresa de capitales catamarqueños INGES SRL, por un monto de 959.489,88 pesos. El contrato se firmó el 30 de mayo de 2005, con un plazo de ejecución de diez meses. La oferta de INGES se impuso sobre las otras cuatro que se habían presentado en la apertura de sobres, realizada el 21 de diciembre de 2004.

La empresa INGES tramitó una actualización de costos que Obras Públicas habilitó en noviembre del año 2007, por lo que el costo total del proyecto pasó del millón inicial a 1.164.454,80 pesos. Pero eso no fue todo, paralelamente se contrataron otros trabajos para la parte exterior del complejo a otra empresa, Vera SRL, lo implicó un gasto extra de 357.820 pesos. Pero ayer, sincerado por la emoción tal vez, el subsecretario de Obras Públicas, Marcelo Zanotti, confirmó que la provincia desembolsó en total cerca de 2 millones de pesos por la obra.

La ultima perlita relativa a esta obra emblemática del oficialismo, sucedió en el mes de octubre del 2008. Fue cuando La Secretaría de Turismo fracasó en la convocatoria para que sectores privados se encargaran de concesionar su explotación. Solamente hubo dos interesados en adquirir los pliegos de la licitación, pero llegado el momento ninguno de los interesados presento oferta alguna; y eso que la concesión propuesta era por 15 años, con un canon inicial de apenas $ 1.500 mensuales.

Comentá la nota