"Ichoust prefirió elegir el medio menos racional"

Oscar Ichoust, para la jueza Laura Armagno, "prefirió elegir el medio menos racional, disparar con un arma de fuego contra la persona que se encontraba en el techo del comercio", al disparar y provocar la muerte de Cristian Azcona. Del procesamiento surge que el chico murió en el lugar, pero el oficial a cargo del operativo esa noche -por la tensa situación generada en el lugar- le pidió al médico que se lo llevara en la ambulancia.
Estas son las apreciaciones que contiene el procesamiento de Ichoust, con otros datos que surgen de la investigación judicial. La figura por la que fue procesado Ichoust es "homicidio simple con dolo eventual", algo más leve que el dolo directo, donde la acción tiene un alto grado de producir la muerte. En tanto, a la esposa de Ichoust, Sonia Noemí Tarquini, la jueza le dictó la falta de mérito, es decir que no está desvinculada completamente de la causa.

Pero de la causa surgen varios datos. Al iniciar el dictado del procesamiento, la jueza al mencionar a la víctima por primera vez la describe como "el niño Cristian Azcona".

Otro dato es que Ichoust declaró que realizó el disparo "al cielo" con la mano derecha. Pero, como informó El Diario, la prueba de parafina le dio positiva en la mano izquierda. Según las pericias -la ubicación de la ventana, la posición de Azcona y el lugar de disparo- es improbable un tiro al aire, con el brazo flexionado y sin esfuerzo, con la mano izquierda y la trayectoria que realizó la bala que mató al chico.

La jueza Armagno destaca que no hubo legítima defensa. No sólo por lo desproporcionado de la respuesta sino porque no hubo ataque ilegítimo. Y en este concepto -para descartar de plano ese argumento- incluyó un eventual robo de las jaulas: porque los Ichoust retiraron las jaulas de los pájaros esa noche, porque una anterior habían intentado robarles.

"Por las declaraciones de los indagados conocemos que habían sufrido tentativas de hechos similares, que el día del hecho los Ichoust habían decidido sacar los pájaros del lugar donde pretendía sustraerlos la víctima (Azcona) y que no obstante conocer qué buscaban los autores y que no iban a encontrar nada, es decir que no iba a haber agresión ilegítima, Ichoust eligió disparar con un arma de fuego hacia el lugar donde se encontraba la persona...", dice la jueza.

Además, la noche anterior fue la esposa de Ichoust, con un grito, la que provocó la huida de los intrusos.

Cristian Azcona tuvo una agonía de unos pocos minutos. Su amigo D.R., que estaba enfrente, no lo acompañó a ir a lo de Ichoust. Y lo vio caer. Lo ayudó. Tenía un agujero en la remera. Se arrastró unos metros y cayó frente al garaje de Gloria Muñoz, la vecina que llamó al 101.

El médico Lucas Polisuk, del servicio de emergencia, dijo que intentó reanimar a Azcona. Pero que no respondió. Utilizó el desfibrilador para ver el ritmo cardíaco, pero no respondió. Y el chico murió en el lugar. "Le comuniqué esto al oficial. Pero me pidió que me lo llevara. Si lo dejaba tirado ’los iban a matar’, me dijo el oficial. Fuimos derecho a la morgue", relató Polisuk. Dijo que el lugar "era una locura" por la tensión.

La jueza Laura Armagno también menciona que Ichoust tenía otra arma en la casa. Pero que no tenía permiso para tenencia, como tampoco del arma homicida. Por eso también lo procesó por "tenencia de uso civil sin la debida autorización".

Comentá la nota