Ibrahimovic generó la locura durante su presentación en Barcelona.

La presentación de Zlatan Ibrahimovic como nuevo jugador del Barcelona congregó en el Camp Nou a unas 50.000 personas, una cifra que bate todos los récords de asistencia a un acto similar aquí, aunque terminó en una invasión de campo que perjudicó incluso al césped recién instalado en el estadio.
La afición que se dio cita en el Camp Nou completó prácticamente la mitad del aforo para asistir en directo al primer día de Ibrahimovic como jugador del Barcelona, una asistencia que superó con creces las registradas en las presentaciones de Ronaldinho en 2003 (unas 20.000 personas) y de Thierry Henry (alrededor de 35.000 aficionados en el verano de 2007).

El sueco compareció ante su nueva afición con prácticamente dos horas de retraso -debido a una tardanza en completar la documentación del finiquito de Samuel Eto'o, según el club-, pero una vez en el césped, desató la locura en la grada del estadio azulgrana. El sueco fue muy breve en su discurso ante la afición. "Gracias a todos y visca el Barça", dijo.

Posteriormente, realizó los tradicionales jueguitos y besó el escudo ante la petición de la afición. Cuando Ibra se disponía a dar una vuelta al estadio saludando a la afición, varios espontáneos saltaron al césped para acercarse a su nuevo ídolo. Los empleados de seguridad del club apenas pudieron contenerles.

En el momento en el que Ibrahimovic abandonó el césped, rumbo al vestuario del Camp Nou, cientos de aficionados saltaron sin control de la grada al césped del estadio. Pese a los esfuerzos de los miembros de seguridad, la avalancha de seguidores desbordó a los empleados. Algunos aficionados levantaron incluso partes del césped del estadio, recién instalado y por lo tanto aún no radicado del todo en la estructura del estadio.

Al final, se activaron incluso los aspersores de regadío para intentar dispersar a los aficionados que saltaron al pasto, que quedó maltrecho ante la numerosa presencia de seguidores sobre la misma apenas dos días después de su instalación.

Comentá la nota