Ibarrolaza no descartó cambios en la cárcel de General Roca y reiteró que hay tolerancia cero en casos que signifiquen una violación de los derechos humanos

El subsecretario de Política Criminal y titular a cargo del Servicio Penitenciario Provincial, Santiago Ibarrolaza, dijo que “espero y creo que esta va a ser la última vez que en la unidad penal de General Roca nos pase una situación de este tipo”, en relación al homicidio a golpes de un interno por parte de personal policial y penitenciario.
Afirmó en diálogo con la agencia APP que “trabajamos para que las cárceles sean establecimientos como los plantea nuestra constitución, de resocialización, de reinserción social, y esa es nuestra obligación”. Adelantó que “estamos evaluando lo mejor para la cárcel de Roca y no descarto que hagamos cambios, no descarto que tomemos alguna decisión que tiene que ver con mejorar lo que está pasando allá adentro”. “Lo que pasó no es un hecho menor, no podemos mirar para el costado, tenemos que tomar decisiones; hemos dicho que tenemos que tener tolerancia cero, de ninguna manera vamos a retroceder en un proceso de un tratamiento civil del Servicio Penitenciario de carácter progresista”, enfatizó.

Señaló Ibarrolaza que “en función de la denuncia penal que nosotros hemos realizado desde el Servicio Penitenciario Provincial y por la cual hoy tenemos una causa penal que está en marcha, sé que están en la etapa de instrucción y se está investigando, lo que por ahora tenemos como resultado es la detención y la prisión preventiva para cuatro funcionarios policiales que estaban trabajando dentro de la unidad”.

Al consultársele si hay más personal involucrado, respondió que “en une stado de democracia y de derecho, cuando se producen hechos aberrantes como el que tiene que ver con el homicidio de un interno dentro de una unidad carcelaria, un establecimiento público, me parece que todos los que somos actores interesados en esta situación, la responsabilidad como funcionarios, los medios de comunicación que informan y el personal policial y penitenciario, lo que tenemos que hacer es basarnos en función de lo que dice la causa policial. Y si la causa policial nos está diciendo que la responsabilidad está sobre cuatro funcionarios policiales, debe contar con los elementos, debe tener sus pruebas y eso es lo que debe importarnos”.

Dijo a la agencia APP que “tenemos que poner un manto de prudencia, ser racionales, más allá de la tristeza y el dolor que nos generan este tipo de hechos lamentables, y esperar con mucha tranquilidad el desarrollo de la causa”.

Ibarrolaza señaló respecto al grado de preparación de los guardiacárceles que “yo acabo de venir del lanzamiento de un programa provincial de capacitación para todos los policías y penitenciarios que trabajan dentro de las unidades carcelarias, que se llama Buenas Prácticas Penitenciarias y que propicia el perfeccionamiento, el mejoramiento del diligenciamiento cuando se trabaja en este tipo de unidades”.

Agregó que “quiero despegar lo que sucedió en la unidad de Roca con la relación de si tienen mejor o peor preparación, porque semejante hecho aberrante que se produjo dentro de la unidad no tiene que ver con ningún nivel de preparación, no tiene que ver con estar mejor o peor capacitado. Creo que no tiene ninguna vinculación la capacitación con la falta de responsabilidad o mal deber de los funcionarios públicos”.

Enfatizó que “no se puede poner en el mismo rol a un interno que está cumpliendo la condena con un funcionario público que en este caso es la policía o con los agentes penitenciarios que son agentes civiles que hicieron un curso y que están preparados para determinada situación. Muchas veces producto de la falta de capacitación se toman malas decisiones, se hace un tratamiento que es inadecuado, pero acá estamos hablando de otra cuestión, estamos hablando de un homicidio”.

Al consultársele si la cárcel de Roca es el ‘talón de Aquiles’ del sistema penitenciario, dijo que “el talón de Aquiles está dado por un sistema, y el sistema es mucho más que la cárcel de Roca. La cárcel de Roca tiene una historia compleja, tiene antecedentes que no hemos sabido revertirlos y hay que redoblar los esfuerzos para que se puedan revertir”.

Comentá la nota