Ibarra en silencio y Basualdo autocrítico.

El día después de las elecciones legislativas, el candidato en primer término del frente Unión por San Juan, Mauricio Ibarra, decidió guardarse en cuarteles de invierno y no hacer declaraciones.
"No tiene más que decir", dijo ayer uno de sus colaboradores más cercanos, mientras aguardan el escrutinio definitivo que le pondrá fin a la polémica que hay con el oficialismo por la tercera banca. El que sí habló fue Roberto Basualdo, uno de los principales socios del rawsino, que se mostró preocupado por la transparencia del escrutinio y se dio tiempo para ensayar una autocrítica: aunque dio por sentado que Ibarra ya es diputado nacional, aseguró que fue un error provincializar la discusión de campaña.

Para Ibarra fue un día particular. Se fue a dormir avanzada la madrugada asegurando que tenía una gran incertidumbre sobre si los números de la votación lo ponen como diputado nacional. Las cifras oficiales, con 18 mesas sin escrutar, indican que se consagra en tercer lugar, pero en el oficialismo dicen que en la cuenta final se quedan con las tres bancas que se pusieron en juego el domingo.

Ayer, el rawsino prefirió no hablar con la prensa y sólo estuvo en contacto con sus colaboradores. Sobre todo, con los que tienen a cargo la revisión de los certificados de escrutinio. Uno de sus hombres más cercanos aseguró que espera confiado porque en la proyección de las 18 mesas es casi imposible que se quede afuera, según sus cálculos.

Hoy volverá a su rutina diaria de intendente de Rawson. Estuvo de licencia por la campaña y tiene previsto hacerse cargo del municipio nuevamente en lugar de Gustavo Rojas, el presidente del Concejo Deliberante y uno de sus funcionarios de mayor confianza, que lo reemplazó el último mes.

Basualdo se mostró en sintonía con el optimismo de Ibarra para la definición en las urnas. "Ya tenemos un diputado nacional, a medida que avanza el recuento sumamos unos puntitos más", dijo distendido el actual senador nacional. A su lado estuvo Adriana Marino, que como segunda candidata del frente se quedó afuera, y los diputados provinciales Armando Campos, Lucía Sánchez y José Gazzé.

A pesar de que oficialmente la elección no está definida, el líder basualdista hizo una especie de balance y se detuvo en los errores que cometieron en la campaña. Primero, aseguró que él mismo fue "responsable" de no haber obtenido más votos -hasta ahora son segundos con el 18,9 por ciento- por no haberle dedicado más tiempo a la campaña. "Soy el que más experiencia tengo en la parte legislativa y tendría que haber acompañado más tiempo a los candidatos a caminar", aseguró el senador, al tiempo que aclaró que no lo hizo por razones personales.

Luego, consideró una equivocación que el frente Unión por San Juan haya discutido en la campaña sobre el rol del gobierno provincial, cuando fue una elección nacional. En otras palabras, significa que en lugar de polemizar con José Luis Gioja, hombre fuerte del oficialismo y con muchos más votos que Cristina o Néstor en San Juan, deberían haber planteado las diferencias que hay con el debilitado kirchnerismo nacional y la gestión de la Casa Rosada.

Aún con los errores, Basualdo aseguró que "hicimos una buena elección" y consideró que Ibarra, entre o no, quedó bien perfilado para dar batalla por la gobernación en 2011. "Ha hecho buena gestión, una buena elección y ahora está instalado en toda la provincia", afirmó.

Armando Campos coincidió con la autocrítica. Directamente dijo que "los candidatos no han sabido transmitir, la elección no era provincial, se discutían dos modelos de país... se cayó en el juego que inteligentemente propuso el gobierno provincial". Según dijo, fue determinante en el resultado.

El optimismo también reinó en las filas del PRO, el otro socio electoral del ibarrismo. Su presidente y ex candidato, Wbaldino Acosta Zapata, aseguró estar tranquilo de cara al escrutinio final y se mostró conforme con el rendimiento del frente: "lo importante es que en una primera elección, se consolidó este espacio y se obtuvieron más de 60 mil votos". De la estrategia objetada por Basualdo, sin querer entrar en polémica, aseguró que todavía no hizo un balance.

Comentá la nota