Ibarra no renuncia

Ibarra no renuncia
Pese a las críticas, pedirá licencia como intendente, pero no lo anunciará y concretará hasta la semana próxima.
Si le preguntan a Mauricio Ibarra, dice que no sabe todavía, pero fuentes de su círculo íntimo aseguraron ayer que la decisión ya está tomada y que no renunciará a la Intendencia de Rawson. El rawsino jurará hoy como diputado nacional y asumirá luego del 10 de diciembre en su banca y lo hará pidiendo licencia en su cargo como intendente, en una estrategia política para no perder presencia provincial.

No se sabe por cuánto tiempo pedirá el permiso pero se estima que será por los 2 años que le quedan de mandato, para volver cuando quiera al municipio entre 2010 y 2011 y encarar una eventual campaña para gobernador. Se supo ayer que el pedido de licencia lo hará a último momento, cerca del 9 de diciembre, porque quiere que el acto de jura sea "en iguales condiciones" que los dos giojistas -Daniel Tomas y Margarita Ferrá-, despojado de sospechas y cuestionamientos, según dijeron fuentes ibarristas.

El intendente habló ayer con este diario desde Buenos Aires y cargó contra el giojismo: "nos quieren robar la diputación ahora, así como nos quisieron robar la diputación en junio".

Ibarra viene hablando de no renunciar desde octubre, tras ganar en junio una banca de diputado nacional, en una reñida compulsa con el giojismo que se la adjudicaba como propia, horas después de la elección.

La movida ibarrista tiene dos patas. La más importante es la política. El rawsino no quiere renunciar para no perder terreno local, en el marco de su proyecto como candidato a gobernador en 2011. "No es conveniente descuidar la casa", graficó ayer el jefe comunal. La idea es poder volver cuando quiera, renunciando a la banca nacional que quedaría para la basualdista Adriana Marino.

Si renuncia a intendente, tampoco puede hacerlo antes del 10 de diciembre, porque si no se completan dos años de gestión, debe llamarse a elecciones en el departamento, dejándole la cancha óptima al giojismo. La intención ibarrista es dejar al presidente del Concejo, Gustavo Rojas, como intendente interino.

La otra pata es la judicial, ya que Ibarra viene postergando el anuncio sobre la definición de su renuncia o no con el argumento de que debe estudiar si es factible hacerlo en base a la ley. Aseguran las fuentes, que un nutrido equipo de abogados asesora al intendente hace meses y que no ha encontrado ningún impedimento legal para conservar el cargo. Ayer, Ibarra avanzó sobre esta idea diciendo que "el giojismo como no puede romper mi estrategia con la ley, está lastimando mi imagen entre los sanjuaninos. (Con la idea de no renunciar) no estamos violando la ley vigente".

En el aspecto legal, un oficialista que cargó fuerte fue el tucumano Gerónimo Vargas Aignasse, que es titular de la comisión de Peticiones y Poderes, que se encarga de revisar y aprobar los títulos de los diputados nacionales. El kirchnerista dijo que votará en contra si hubiese una impugnación, porque "la Constitución desliza que no pueden mantenerse dos cargos electivos simultáneamente". De hecho, dos ciudadanos sanjuaninos presentaron una impugnación en el Congreso que la comisión deberá analizar antes de la asunción propiamente dicha a la banca desde el 10 de diciembre en adelante.

Ibarra cargó ayer contra Vargas Aignasse: "lamento que el gobernador haya llamado al tucumano creyendo que es (el Nobel de la Paz, Adolfo) Pérez Esquivel, cuando archivo juicios políticos contra Kirchner y está procesado por contrabando en La Plata. Gioja debería haber elegido un defensor más limpio para juzgarme". Por otro lado, dijo que no cree que prospere la impugnación "porque la presentaron dos amigos de Juan Carlos Gioja y no tiene ningún fundamento legal".

Comentá la nota