Ibarra: a dormir y confiado en que se consagra diputado.

Dijo que espera levantarse siendo legislador y que no suceda "algo raro" que lo deje afuera.
En el bunker ibarrista, la espera fue interminable. El candidato que encabezó la lista de Unión por San Juan, Mauricio Ibarra, llegó cerca de las 22 y todo era algarabía, pero a los pocos minutos la incertidumbre y los nervios se apoderaron de la escena de la casa de avenida Córdoba. Los números decían que la diferencia con el oficialismo se había ampliado y la posibilidad de que se consagrara diputado quedó en la cornisa. A la medianoche, entre la angustia de la militancia, Ibarra se fue mostrando confianza y tiró un manto de sospecha: "los números que ustedes pueden ver en estos momentos nos dan son a favor nuestro...espero que me pueda despertar como diputado nacional y que no pase nada raro".

Anoche, las emociones en el ibarrismo fueron de un extremo a otro. Y aunque el actual intendente de Rawson dijo estar tranquilo, sus colaboradores pronosticaron más horas de angustia. Es que cerca de las 1 de hoy, Ibarra entraba apenas por una décimas, cuando quedaban más de 20 meses por computar. "Me voy al comando de campaña", dijo uno de sus hombres más cercanos, en un anticipo de lo que iba a ser una segura madrugada de vigilia.

Unas horas antes, cuando las cifras decían que se consagraba diputado con cierta comodidad, el panorama era completamente distinto. "Nos hicieron arrodillar, pero estamos de pie todavía", dijo un sonriente Ibarra apenas llegó al bunker del frente Unión por San Juan para festejar. Le gente se le avalanzó y le costó llegar al balcón desde donde pronunció un encendido discurso con dardos al giojismo. "Le ganamos a un gobernador, le ganamos a 18 intendentes, le ganamos a 34 diputados, le ganamos a cientos de funcionarios bien pagos y con privilegios", disparó en alusión al poder que ostenta el oficialismo.

Inclusive, se proyectó en la disputa por la gobernación al invitar a la militancia a "construir el 2011 desde este balcón, porque el 2011 está a la vuelta de la esquina".

El rawsino ya sabía que en ese mismo momento, Gioja anunciaba en la sede peronista que el Frente para la Victoria consagraba a los tres diputados que se ponían en juego. Por eso, aclaró de cara a la militancia que él se estaba manejando con los datos oficiales que lo daban como diputado nacional electo y anticipó que "vamos a pelear hasta las últimas consecuencias nuestra diputación".

Tras el discurso, Ibarra habló con la prensa y advirtió: "no vaya a ser que nos pase lo mismo que a Juez", en alusión a cuando el cordobés denunció fraude en su contra. "Hay que cuidar las urnas", agregó dando a entender que podría existir alguna irregularidad.

Siguió el recuento de votos unos minutos por TV y después, se encerró durante una hora con un grupo de funcionarios del municipio rawsino a esperar. Sorprendió a propios y extraños. Mientras el tiempo pasaba, los encargados de los números no dejaron de sacar cuentas. "Si entra", se escuchó. Y a los pocos segundos, otro aseguró con angustia por lo bajo "parece que nos quedamos afuera". Las comunicaciones con los colaboradores que estaban en la puerta del Correo no pararon, hasta que a la medianoche le confirmaron a Ibarra que el recuento no seguía, por lo menos en lo inmediato.

Fue ahí que decidió irse "a dormir y a descansar con paz y tranquilidad", mientras la caravana giojista festejaba tres bancas. Antes de abandonar el bunker de avenida Córdoba , Radio Sarmiento lo quiso comunicar telefónicamente con Gioja y él se negó. En cambio, arremetió: "me extraña que el gobernador sepa, a través del ministro del Interior, el resultado de urnas que todavía no han sido cargadas en el sistema".

Comentá la nota