Ibarra, ¿con un pie afuera?

Será una semana clave en la vida azul y oro. Porque el martes se anunciará la renovación del contrato de Martín Palermo, quien en esta temporada buscará corporizarse en el máximo goleador de la historia del club. Porque un día después, asumirá Alfio Basile en Casa Amarilla. Porque Federico Insúa está a un paso de volver. Pero no todo es color de rosas. Hay un tema que es negro como su propio protagonista. Se trata del caso Ibarra. Mañana, regresará a Buenos Aires de sus vacaciones. Y, por ahora, los pronósticos no son nada optimistas.
Si Ibarra tiene alguna chance de seguir vestido con la camiseta número "4" en su espalda es, simplemente, porque lo pidió expresamente Alfio Basile. Es más. En las últimas horas, el Coco llamó al lateral para saber qué decisión tomará respecto a su futuro inmediato. Si fuera por los dirigentes, en cambio, ya le habrían bajado el pulgar. No sólo por una cuestión económica. Ninguno de ellos está convencido con el nivel que el formoseño mostró en el semestre.

El Negro está molesto con la situación. En su entorno dicen que está cansado de ser "el último orejón del tarro", que no es la primera vez que le pasa. Por eso decidió partir a Santa Fe a descansar antes de atender los llamados de los directivos. Entre mañana y el martes, volverá a la Capital Federal. Recién entonces, se sentará a hablar con Marcelo London, el dirigente que está encargado de negociar con el futbolista de 35 años.

"Está con un pie afuera", deslizó un allegado al jugador, en diálogo con Clarín. Trascendió que hay ofertas, una de Brasil, ¿la otra de México? para Ibarra. A todo esto, resta esperar si se llegará a un acuerdo. Porque Boca tiene para ofrecer 350 mil dólares, el 30 por ciento de lo que ganó el formoseño en este último año.

Por las dudas, la dirigencia que encabeza el presidente Jorge Amor Ameal ya tiene todo acordado con Carlos Araujo, de Huracán, y está confirmado el arribo de Nahuel Roselli, marcador de punta de Aldosivi de Mar del Plata.

Comentá la nota