El Iapos pondrá a la venta el edificio de Lagos y Güemes

Con más de dos décadas en desuso, el edificio de Ovidio Lagos y Güemes que pertenece al Instituto Autárquico de Obras Sociales (Iapos) continúa abandonado. Por eso, las autoridades de la obra social provincial se plantearon para 2009 un objetivo claro: vender la propiedad en los próximos seis meses, al igual que la que está ubicada en Rioja 735, y luego levantar con esos fondos una nueva sede, de 1.200 metros cuadrados, para el funcionamiento de las oficinas.
Así lo adelantó a LaCapital el subdirector provincial del Iapos, José Luis Rossi, quien aseguró que "la meta es tener dentro de los próximos tres años un edificio nuevo y propio que se pueda utilizar".

El edificio de cuatro pisos de Ovidio Lagos y Güemes fue adquirido por la provincia en diciembre de 1987, durante el gobierno de José María Vernet. Sin embargo, nunca fue posible utilizarlo porque no estaban dadas las condiciones de la construcción para aguantar el peso de las oficinas de la obra social.

Es más, el subdirector del Iapos insistió en que "un informe que tiene ocho años certifica que la estructura no resistiría el peso", y señaló que actualmente dentro del edificio "no hay absolutamente nada". Aunque hubo varios intentos de venta, ninguno llegó a concretar la operación y hubo sospechosos incendios de por medio (ver aparte).

La otra propiedad del Iapos es una antigua casa de Rioja 735, donde actualmente sólo se guardan algunos archivos de la obra social. "Es una casona que no se puede demoler por su valor patrimonial y tampoco, de acuerdo a los informes realizados por el área

de arquitectura, realizarle las reformas necesarias para ponerla en funcionamiento. Es mucho más oneroso que levantar un nuevo edificio", explicó Rossi.

El funcionario reconoció los inconvenientes y los largos tiempos que llevan las ventas por licitación de bienes del Estado, pero señaló que "no tiene sentido que con estas dos propiedades, el Iapos tenga que seguir alquilando un inmueble como lo hace desde hace más de 30 años".

El proceso. La venta de los edificios no será inmediata, por las demoras que ese proceso implica. Sin embargo, Rossi señaló que "si bien la necesidad es urgente, el plazo óptimo sería tener vendidos tanto el edificio como la casona en los próximos seis meses para iniciar la nueva construcción".

El proceso, según detalló el funcionario, comenzará "en el Iapos con la realización de una evaluación del inmueble y una valuación del mismo. Después, esos informes pasan a los organismos de control sobre el instituto del gobierno provincial. Esas oficinas serán las encargadas de verificar que tanto los informes como las valuaciones sean lógicos".

Recién a partir de ese momento, se podrá publicar la venta de los inmuebles a través de una licitación pública, se recibirán las ofertas y de acuerdo a las propuestas se definirá la venta.

Oficinas nuevas. Las oficinas del Iapos Rosario se encuentran en un inmueble que se alquila desde hace más de tres décadas, según recordó Rossi. Además, de acuerdo a los reclamos históricos tanto de afiliados como de empleados, el local se adapta cada vez menos a las necesidades de funcionamiento de la obra social y de sus beneficiarios.

Lo cierto es que con la venta de sus dos inmuebles, el Iapos se propone construir un edificio propio. "La necesidad que tenemos hoy es la de una propiedad de 1.200 metros cubiertos", detalló Rossi.

Para eso, el Iapos no sólo necesita el dinero de la venta de los edificios, sino además un terreno dónde levantar las oficinas. En ese sentido, se están evaluando una serie de alternativas con el gobierno provincial y con la Municipalidad. La idea, según indicó el subdirector del instituto, "es utilizar los recursos que existen dentro del ámbito provincial o bien a través de un convenio con la Municipalidad".

La torre lleva más de dos décadas abandonada. También se ofrecerá el depósito de Rioja al 700

Con esos fondos se espera construir una nueva sede para la obra social provincial

Comentá la nota