Hurto de agua afectó a miles de pobladores.

 Hurto de agua afectó a miles de pobladores.
En un operativo que encabezó el Ersac se clausuraron nu-merosas conexiones clandestinas hacia propiedades privadas, y podrían librarse órdenes de detención para los responsables. Por esa situación, muchas localidades sufrían la falta del líquido para consumo humano, a tal punto que a Añatuya llegaba sólo un 50% del caudal previsto.
En un operativo conjunto llevado a cabo por personal técnico del Ersac, Aguas de Santiago y con el apoyo de efectivos de la Comisaría 16ª de la ciudad de Clodomira, ayer se realizaron inspecciones en distintos domicilios particulares cercanos a la ciudad antes mencionada dedicados a la cría de ganado y siembra. Se pudieron detectar numerosas tomas clandestinas de agua del acueducto que une Simbolar y Añatuya y que perjudica notoriamente a numerosas localidades importantes, durante su largo recorrido de 200 kms. de extensión, que se deben abastecer de agua potable. Quienes actúan de esta manera desleal ya fueron oportunamente notificados por vía judicial para que terminen con esta práctica que afecta a miles de santiagueños.

A pesar de ello, persistieron en esta conducta delictiva, lo cual obligó a los organismos oficiales mencionados a descubrir desde los sectores de abastecimiento las tomas ilegales que, mediante mangueras, llevan agua a represas para consumo animal y hacia calicantos para el consumo humano, generando un grave perjuicio a la política hídrica y a la tarea de preservar el agua potable. En distintos campos de minifundistas se pudieron advertir estas conexiones clandestinas, lo que determinó la intervención del Ersac y la clara advertencia que de persistir en esta actitud los propietarios serán pasibles a sanciones penales.

Luego de detectar el origen de las tomas ilegales se pudo apreciar que el recorrido de las mismas son extensos, que van desde los 150 metros hasta los 2 kilómetros de extensión. Por lo tanto, los dueños de los campos fueron severamente apercibidos por los funcionarios provinciales y la Policía. Los técnicos del Ersac señalaron que para tener una idea cabal de la magnitud del daño que se produce con las tomas clandestinas de agua, a la ciudad de Añatuya deberían llegar entre 4.500.000 y 5.000.000 de litros y en la actualidad el suministro se encuentra reducido a la mitad, precisamente por estas actitudes ilegales de las tomas clandestinas en el acueducto.

Considerando que este vital elemento, por varios motivos (sequía, aumento de consumo por intenso calor, etc.), se ha tornado sumamente escaso y existe la necesidad de proteger los intereses de los casi 50.000 pobladores que se proveen del acueducto, las autoridades competentes actuarán con el máximo rigor aplicando a los transgresores las sanciones administrativas que les alcancen e interpondrán denuncias penales ante la Justicia del Crimen competente.

Comentá la nota