Hurlingham: El oficialismo espera que asuma al Senado la esposa de Acuña

Mientras tanto negocia con nuevos ediles para reafirmar su mayoría en el Concejo Deliberante.
Con un escaño asegurado en la cámara alta bonaerense, las expectativas locales están puestas en la eventual asunción en diciembre de una segunda hurlinguense en el Senado, por primera vez desde el retorno a la democracia. Con un total de tres bancas para el Frente Justicialista para la Victoria, otras tantas para Unión Pro y dos para el Acuerdo Cívico y Social, Hurlingham tendrá en La Plata a una representante asegurada: Esther Barrionuevo, y otra por ver: Azucena Ehcosor de Acuña.

Por lo menos, esta es la exclusiva preocupación que ha trascendido desde el Palacio Municipal, donde el intendente espera que la ministra Cristina Álvarez Rodríguez –primera en la lista de senadores provinciales del FJPV y candidata testimonial–, continúe en su cargo hasta el 10 de diciembre, de modo que su esposa, Azucena Ehcosor –cuarta en la misma lista–, pueda asumir como senadora en la misma fecha.

Con Barrionuevo probándose la toga de senadora –por estos días descansando tras "una agotadora campaña electoral", según indicaron allegados a la actual concejal–, el jefe comunal ha recibido el apoyo de varios intendentes de la Primera Sección electoral con relación a la eventual asunción de su esposa, lo que ven con "sumo agrado", según hicieron público a través de diversos medios periodísticos.

Dicho apoyo ya se lo habrían hecho conocer al propio gobernador Daniel Scioli, a quien le habrían manifestado su deseo de que Álvarez Rodríguez no sea parte de los cambios para antes de fin de año en el gabinete provincial o que, en su defecto, continúe en el Ejecutivo bonaerense, con lo cual renunciaría a ser parte del Senado, como estaba previsto.

¿Nepotismo?

Por lo pronto, Acuña ya tendría previsto quién sucederá a Azucena al frente del Anses, cargo que ocupa desde que la delegación local fuera creada. La hija de ambos, de casi 30 años y sin ningún antecedente en la administración pública, se encuentra "haciendo el curso previo" para ocupar el cargo que dejaría la madre hacia finales de año, según indicaron fuentes del Palacio Municipal.

No obstante, tampoco hay seguridad con relación a esto: nadie en el Ejecutivo comunal sabe si se producirán represalias políticas luego del "fiasco" que significó para los Kirchner la falta de apoyo electoral por parte de los intendentes pejotistas del conurbano, quienes por un lado jugaron a sacar más votos en las boletas municipales que las nacionales para subrayar su liderazgo, y por otro –en algunos casos– lo hicieron a dos puntas, llamando a cortar la boleta K por la del tándem Francisco de Narváez-Felipe Solá.

Las versiones oficiosas hablan de que, eventualmente, el desquite de Néstor Kirchner podría incluir no sólo el bloqueo de la asunción en diversos cargos de funcionarios familiares o allegados de intendentes bonaerenses díscolos –entre los cuales podría contarse a Luis Acuña–, sino también un momentáneo pero fuerte recorte de los fondos que, sea como subsidios o como financiamiento de obras públicas, llegaban al Municipio desde las arcas del ministerio que conduce Julio de Vido.

¿Dos más?

La buena noticia viene del lado del Concejo Deliberante. Aunque los resultados de la última elección permiten al intendente conservar la mayoría, a pesar del edil perdido (ponía en juego seis y reeligió cinco), ya se habla en el deliberativo local de que "tendríamos quince votos asegurados" y no trece, como está formalmente conformado el bloque oficialista.

Ocurre que, "al menos en la mayoría de los casos, incluidos los proyectos más importantes que se traten", indican, los acuñistas cuentan ya para sí con dos de los cinco votos de los otros tantos nuevos concejales opositores que asumirán en diciembre: los de Rodrigo Álvarez, hijo del ex intendente Juanjo Álvarez, y de Romina Fernández, hija del ex concejal acuñista Ramón Fernández, lo que les serviría para reafirmar su mayoría legislativa.

Así como el oficialismo sabe que no puede contar con los votos de la Coalición Cívica ni los del barrionuevismo, ni los del flamante bloque de Nuevo Encuentro, esperan que se puedan tejer alianzas o "establecer consensos" con dos de los tres ediles elegidos por el pro-peronismo: los ya nombrados Álvarez y Fernández (el tercero elegido por la lista de Unión Pro es José Palacios, incondicional de Esther Barrionuevo).

De este modo, Acuña no tendrá problemas legislativos durante los dos años que le restan para concluir su actual mandato ni, eventualmente, para un nuevo período al frente del Ejecutivo comunal entre 2011 y 2015, cargo para el cual está presto a postularse, según habría adelantado a varios de sus colaboradores más cercanos en el PJ local.

Comentá la nota