Se hundió la máquina de impedir

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

Quedó "fuera de servicio", como era de esperar, "la máquina de impedir" dada la experiencia que la centenaria UCR tiene en su rica historia en la ciudad mucho más ligada al quehacer de gobierno que a las rebuscadas y vanas piedras hostigadoras de la gestión ajena.

Se hundió la máquina de impedir

Quedó "fuera de servicio", como era de esperar, "la máquina de impedir" dada la experiencia que la centenaria UCR tiene en su rica historia en la ciudad mucho más ligada al quehacer de gobierno que a las rebuscadas y vanas piedras hostigadoras de la gestión ajena. Finalmente, desnudaron su impotencia los tres cruzados del imprevisto "suprapoder" en el interbloque del "panradicalismo": Guillermo Schutrumpf, Leticia González y Carlitos Katz. Este último, día a día hallaba con el apoyo de los otros complotados, más la suma de algunos distraídos, una nueva pica para clavar en Flandes. Podía ser alguna vez que el CEMA no contaría con presupuesto como si la salud de los pobres fuese, a lo Domingo Cavallo, una cuestión simplemente presupuestaria. En otra que el CEMA no podría reunir los médicos necesarios (¿?) Cuando ya parecía que no había más desatino el bloque logró lo imposible: La propuesta de destinar 15 millones de pesos para la puesta a punto de las actuales salitas... Pero ¿cómo, la cuestión "genialmente" pergeñada por el más chico de los Katz, no era que dentro de dos años o más cuando el CEMA comenzase a funcionar no iba a haber 4 millones y medio para ponerlo en marcha? ¿Entonces, de dónde van a salir los 15 millones propuestos para suplantar el CEMA con el simple mejoramiento de las salitas? Claro que también se tiraba a la basura -de las miserias politiqueras e internistas- el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias, CEMA; una realización que está muy por encima de lo que ahora y en mucho tiempo tiempo más Mar del Plata podría brindar para mejoramiento de la atención de la salud de los pobres en la ciudad. Bastaría mencionar que contará con el equipamiento para la detección precoz del cáncer de colon, inexistente en los institutos oficiales locales.

Por suerte la "máquina de impedir" no podrá aplastar a su adversario que es nada menos que la gente humilde de Mar del Plata ahora, blindada contra esas balas incomprensiblemente ponzoñosas, por los votos ya asegurados de Acción Marplatense, FVP, Frente Nacional y Popular que diferencian entre la mezquindad de la mala política y el interés del vecino. Demasiado costo para la muy respetable UCR y para Vilma Baragiola que, mimada por la gente por arriba de banderías, aspira a más pero con las auténticas banderas partidarias y avalada por elecciones internas y no por ocasionales alianzas y conciliábulos.

Hitos históricos

En un país como el nuestro tan querido salta como evidencia histórica la liviandad con que rinde beneficios la oposición. Basta ponerse en la vereda de enfrente y tirar piedras del tamaño que sea más allá de su peso específico. ¿Tanto costará un poco de grandeza de espíritu para aportar en la misma dirección cuando el beneficio de la comunidad está en juego y la historia se pone a nuestro alcance? Y Mar del Plata, más allá de los partidos está en los últimos tiempos reclamando a sus representantes políticos que atiendan a esa instancia.

El CEMA es inconstratablemente uno de esos casos. La tan soñada y tantas veces "inaugurada" Ferrautomotora es otro. El sábado, por el despliegue mediático que suscitó la presencia conjunta del subsecretario de Transportes de la Nación Juan Pablo Schiavi y del concesionario Néstor Otero, muchos marplatenses habrán tenido, por fin, la convicción a lo Santo Tomás ("si no toco no creo") que el sueño está en pie y camina.

Como contrapartida también se comprobó que allí "la máquina de impedir" a través del presunto derecho de intrusos que no sólo obstaculizan que se avance con las obras sino que se creen con títulos de propiedad y por tanto agreden a los que ponen capital y trabajo. Vaya a saber qué historias de burocracia, corrupción y clientelismo entran a tallar. Pero Mar del Plata no debería cruzarse de brazos y, simplemente, aguardar que la misma burocracia creadora del incordio destrabe el conflicto. La fecha de inicio parcial de actividades de la nueva estación se fijó para el 15 de diciembre. ¿Puede caber dudas de que se trata de un hito para la ciudad que por muchas décadas recibía avergonzada a sus visitantes "con lo que hay"?

Otra patriada marplatense en ciernes es el dragado del Puerto: el mismo funcionario aseguró que la draga "Mendoza" estará 13 meses trabajando aquí. Es la ocasión que, por fin y como sea nuestra estación marítima recobre la posibilidad de su actividad a pleno y por muchos años.

Y estamos en vísperas de otra: la Quinta Cumbre Hemisférica de Alcaldes de la que participarán unos dos mil jefes municipales de toda América y el Caribe, más unos cinco mil funcionarios, acompañantes y especialistas. La sede será en otro hito marplatense de estos tiempos, el refaccionado y modernizado hotel Provincial, símbolo de la ciudad nuevamente levantado. Entre tanto un oscuro personaje una vez ya protagonista de un escarnio para ciudad -en la Cumbre de las Américas-, amenaza de nuevo con un escenario de escándalos y protestas fuera de lugar. Alardea pública y mediáticamente con los aprestos. Seguramente en la ocasión la seguridad prevista impedirá que el pretendido cabecilla no tenga el campo abierto a sus designios.

Comentá la nota