Se hunden varios edificios en el centro de la Capital mendocina

El ingeniero Daniel García Gei sostuvo que no se ha hecho un estudio para saber las condiciones de la estructura del Teatro Mendoza. Y que la situación de hundimiento del suelo registrada en la sala también se repite en otros edificios céntricos, pero que no sería un problema para que el local siga funcionando. "Es muy grave que tomen decisiones políticas con elementos parciales", recalcó.
De acuerdo con especialistas, los estudios efectuados para conocer las condiciones actuales del Teatro Mendoza serían parciales, ya que no reflejan la totalidad de la estructura. Y que tomar decisiones políticas, como la venta de la sala en lugar de su reparación, basándose en estos elementos, constituyen una cuestión de gravedad.

En junio pasado, la Municipalidad de Mendoza encargó a la UTN una serie de estudios para obtener información sobre el suelo del teatro municipal. Estos estudios arrojaron que habría un hundimiento del mismo, debido a filtraciones de agua. Un dato llamativo es que este fenómeno no sería exclusivo de la sala, sino también de los edificios colindantes en esa cuadra de calle San Juan.

Al respecto, Daniel García Gei, un ingeniero que asesora a los artistas nucleados en la defensa patrimonial de la vieja sala, recalcó que “es un problema general de Mendoza, que tiene un suelo blando y con la humedad, se ablanda más, con falta de capacidad constante”. Esta humedad estaría vinculada a pérdidas de agua de sanitarios, que para el ingeniero son problemas que pueden arreglarse.

Respecto de la estructura del teatro, García Gei señaló que “es lo que hay que estudiar para reforzar, si se ha hundido el suelo, se pueden haber partido algunos muros”.

El especialista destacó que la construcción data de los años 50, “con las fallas de esa época, pero en definitiva todavía es viable. No necesariamente porque se haya hundido 10 centímetros hay que hacer todo un drama y tirarlo abajo”.

Cabe señalar que García Gei –cuyo estudio se está encargando de las refacciones en la Parroquia Nuestra Señora de Luján y de la reconstrucción del convento de La Merced, ubicada en Montecaseros y San Luis, de Ciudad- todavía no ha podido acceder a las instalaciones, por lo que no ha podido realizar un costo estimativo de reparación de obras.

Aún así, comparando con las refacciones que se realizan en el templo de Luján, “la parte de estructura se está arreglando con un 1.700.000 pesos, aproximadamente, y esto -por el Teatro Mendoza- es mucho menos, porque es una parroquia del 1900 y no tiene hormigón armado”, señaló el ingeniero.

En tanto espera el visto bueno de la municipalidad para ingresar a la sala, García Gei manifestó que en una reunión en la comuna “le señalé a (Mariana) Jury que estaba tomando decisiones con un elemento muy parcial, porque se refiere solamente a las condiciones del suelo y no a la estructura, pero eso es lo que le pidieron a la UTN”. Y asimismo consideró que la situación es grave si el intendente Víctor Fayad se basa sólo en ese estudio.

“Todo edificio construido antes del año ’70, se hunde, porque en aquel tiempo se verificaban las fundaciones con tensión en el suelo de 2 kg y el suelo de Mendoza no soporta más de 800 gramos”, expresó el ingeniero en construcciones, basándose en lo que él afirma como “las generales de la ley”. En ese orden, García Gei indicó que en varios sitios del radio céntrico se percibe el mismo problema, con un hundimiento de 15 cm. “En 9 de Julio y Rivadavia, los edificios ya no tienen escalón de entrada y las veredas están inclinadas hacia la pared”, refirió.

Sin embargo, el hundimiento no constituiría un problema para que un edificio deje de funcionar, así como tampoco puede correr peligro de derrumbe. “Acá estamos muy lejos del colapso, y si algún muro tiene pérdida de estabilidad en ese local, debe ser mínimo”, apuntó García Gei.

Mientras se suman estos datos que pueden servir para un mayor análisis, en horas de la mañana el Concejo Deliberante de Capital tratará sobre tablas la venta del histórico teatro. Desde el vamos, los ediles contarán con la presencia de los artistas que desde hace más de tres semanas hacen guardia en la puerta de la sala, en protesta ante la decisión de Fayad. Y, así lo aseguraron, harán uso de la palabra para defender el patrimonio arquitectónico en una ciudad que, en los últimos años, ha perdido varias salas para el teatro.

Comentá la nota