Humo, falta de agua y la sospecha de un nuevo sabotaje

El responsable de Obras Sanitarias denunció la rotura del tablero maestro de la cámara ubicada en Colón y Dr. Real.

Por otra parte, Bomberos Voluntarios aseguran que los incendios en el Basural Municipal son causados intencionalmente por personas que buscan metales para reciclarlos en este lugar.

El gobierno municipal no descarta que la baja de presión en la red de agua corriente observada desde el miércoles en amplias zonas de Luján, y el humo proveniente del Basural Municipal que invadió la ciudad e hizo irrespirable la noche del lunes y la madrugada del martes, podrían tratarse de dos hechos de sabotaje.

Por lo pronto, radicó una denuncia referida al daño del tablero maestro que controla la red de agua corriente. Así lo hizo saber el ingeniero químico y encargado de Obras Sanitarias del municipio, David Iud quien el miércoles 31 de diciembre radicó la denuncia en la Comisaría Luján Primera debido a que había sido afectada la normal provisión del agua corriente y potable.

Iud denunció que “al parecer, en la instalación eléctrica que alimenta la bomba de extracción de agua ubicada en la intersección de las calles Colón y Dr. Real, la fase S se hallaba quemada y en su fase T soldada”.

Ante esto, desde la Dirección de Obras Sanitarias reemplazaron el dispositivo dañado, volviendo a funcionar y restableciéndose lentamente la normalidad en el suministro de agua a partir del jueves a las 14.

Desde el punto de vista del ingeniero Iud, “podría tratarse de un trabajo realizado con intención” al tiempo que la Municipalidad aportó elementos de prueba que sustentaran la denuncia. Elementos dañados, presuntamente en forma intencional, a los efectos de que se le efectúen las correspondientes pericias con el objeto de determinar si se está en presencia de un nuevo sabotaje a las instalaciones públicas.

La causa recayó en la UFI Nº 13 y si bien no se habla de sabotaje, atentado ni daño intencional, por ahora simplemente se caratula “Su denuncia”, “hasta tanto se establezca que fue realmente boicoteado el aparato. En ese caso, el fiscal podría disponer una recaratulación”, explicó la capitana Nora Cavallero.

El lunes al mediodía desde este medio, sin identificarnos como periodistas, se buscó una explicación en la Municipalidad sobre el problema en el suministro de agua. En el 0800-222-9230 no respondía nadie ni existía la posibilidad de dejar mensaje. En el 420300 una contestadora indicaba que esa línea no está en funcionamiento. Amablemente, al llamar 441300, una empleada municipal indicó que las explicaciones se debían pedir vía telefónica en la Planta Depuradora, aunque aclaró que, “por lo que escuché, esta misma tarde el problema se solucionó”.

EL CIVISMO llamó a la Planta Depuradora pero allí una mujer, que prefirió no identificarse, dijo que las respuestas al problema por la falta de agua la tenían que dar “desde la Guardia de este servicio”, pero “la verdad es que se fueron y no dejan ningún número para poder llamarlos”.

En tarde de ayer, la Dirección de Prensa emitió un comunicado en que avala la hipótesis de un sabotaje. “Habiéndose encontrado indicios de que no son concordantes con meros eventos eléctricos casuales, se radicó en la Comisaría Lujan Primera una denuncia ante la posibilidad de que hubieran tenido lugar conductas tipificadas en el Código Penal de la Nación”, indica la información oficial y destaca que la bomba que sufrió el desperfecto “presuriza en forma directa la red de distribución de agua, siendo la más potente de todas las del tejido urbano”.

NOCHE IRRESPIRABLE

Mientras las radios porteñas amanecieron informando que la capa de humo que cubrió la Capital Federal y buena parte del Conurbano se debió a la quema de pastizales en la zona del delta y en las inmediaciones de la ruta provincial 197, el panorama en Luján era similar pero por motivos diferentes.

Aunque a esta altura ya no es una novedad sigue causando molestias: el problema que padecieron miles de lujanenses fue el humo que llegó a la ciudad proveniente de repetidos incendios -producidos desde la noche del lunes y hasta primeras horas de la mañana del martes- en el predio a cielo abierto que utiliza la Municipalidad para depositar residuos.

En reiteradas ocasiones, Bomberos Voluntarios debió acudir al lugar para apagar distintos focos ígneos que se generaban presuntamente de manera intencional.

La Policía, por su parte, debió afectar tres móviles (uno del Destacamento Seguridad Vial, otro del Puesto de Vigilancia de la localidad de Open Door y un tercero de la Comisaría Luján Primera) con el fin de apostarlos en las inmediaciones del puente de ruta provincial 192 sobre el arroyo El Haras para prevenir accidentes de tránsito a causa de la brusca reducción de la visibilidad.

Los nuevos incendios en el Basural Municipal podrían ser obra de la mano humana. Al menos, esto deducen en Bomberos Voluntarios donde creen que el fuego lo causan personas que ingresan al vertedero de residuos para quemar basura y obtener metales para su posterior reventa.

Según trascendió, la Municipalidad se niega a reconocer que esto es así ya que revela que los controles en el predio no tienen los resultados deseados.

No obstante, los bomberos que hablaron ayer martes con este medio admiten estar cansados de tener que ir constantemente a apagar incendios en el Basural y trabajar en condiciones desfavorables sobre un terreno que los expone a todo tipo de riesgos extras, por un problema que hace tiempo debería estar superado.

Las quejas por el humo pasaron los límites de la ciudad. Los vecinos se comunicaron con Canal 9 para dar a conocer su malhumor ante la situación padecida nuevamente.

También en la tarde de ayer, la Municipalidad dio las explicaciones del caso afirmando que “el humo está controlado y continúan los trabajos”.

“Desde anoche continúan los trabajos en el Basural Municipal para controlar los focos de fuego que provocaron emanaciones de humo que ayer afectaron algunas zonas de la ciudad. Los incendios se originaron a raíz de las altas temperaturas registradas en los últimos días”, relativizó la situación al tiempo que contradice de este modo a los bomberos, expertos no sólo en combatir sino en conocer las causas de los incendios.

“La Secretaría de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos informó que actualmente la situación está controlada y que seguirán las tareas durante todo el día y la noche hasta reestablecer el funcionamiento normal del basural. En ese sentido, también se aclaró que influirá la intensidad y la dirección del viento durante las próximas horas.

Una importante cantidad de maquinarias están efectuando labores de remoción, riego y tapado con tosca. En el lugar hay bateas, motoniveladoras, palas y retros, entre otros equipos municipales.

Asimismo, la Dirección de Control Urbano comunica que el estado de la ruta 192 es normal y que se sigue trabajando para garantizar la seguridad del tránsito en la zona afectada y en sus inmediaciones”, agrega el parte de prensa oficial.

HECHOS REPETIDOS

Detrás de un posible sabotaje -ya sea en la red pública de agua o en el Basural Municipal, como podría ser en estos dos casos ocurridos en los primeros días del nuevo año- aparece la sombra de lo peor de la política.

La versión acerca de otro supuesto atentado, cada vez resulta más frecuente en Luján. Lo padeció el gobierno de Miguel Prince en el último tramo y el gobierno de Graciela Rosso prácticamente desde que asumió.

Cuando no era la red de agua corriente, corrían las versiones de que podían atentar contra las maquinarias del municipio para dejar sin servicio o suministros a toda la población.

La situación vuelve a repetirse apenas 2009 da sus primeros pasos. Sería bueno que una vez y para siempre la Justicia llegue a determinar si los inconvenientes en la red de agua fueron causados a propósito o se trató de un problema de índole técnico. En caso de ser cierto lo primero, no estaría nada mal que los lujanenses conozcan la verdad en lugar de seguir tejiéndose hipótesis con acusaciones cruzadas entre bandos políticos a los que poco y nada parecen importarle el bien común.

MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR

Debido a la sequía reinante y los fuertes vientos, la posibilidad de que surjan focos de incendios está a la orden del día. Por ese motivo, el Ministerio de Seguridad bonaerense brindó una serie de consejos para prevenir el desarrollo de siniestros forestales y de pastizales.

- No arroje fósforos, colillas o botellas rotas en bosques, montes o pastizales.

- No tire colillas ni objetos por las ventanillas del coche.

- Trate de no encender hogueras y lleve comida preparada.

- Si prende una fogata, ponga piedras alrededor, y cuando abandone el lugar apague las cenizas con agua o tierra.

- Si se instala en una zona con árboles o pastizales, es recomendable dejar alrededor de la misma una franja de 5 a 7 metros sin vegetación, la que podrá servir de cortafuego.

En tanto, en caso de registrarse un principio de incendio trate de:

- Apagarlo y en caso de no lograrlo, llame al 100 y aléjese del lugar.

- Si hay cables eléctricos cerca, no arroje agua sobre ellos.

- Trate de permanecer en un terreno desnudo o quemado y no intente cruzar las llamas, salvo que pueda ver claramente lo que hay detrás de ellas.

- Preste atención a la dirección del viento, ya que un cambio en la misma puede hacer que lo rodeen las llamas.

- Si conduce un automóvil, no maneje ciegamente a través del humo, encienda los intermitentes y busque un sitio para detenerse tan lejos como pueda de la dirección en la que avanza el fuego.

- Permanezca en el coche todo el tiempo que pueda y cierre todas las ventanas y puntos de ventilación.

Comentá la nota