Hugo Chávez logró retirar del cable a un canal opositor que ya había atacado en 2007

El Gobierno venezolano exigió a las empresas de televisión paga que anulen la señal RCTV, que hace casi tres años fue sacada del aire en abierto tras haber sido acusada por el mandatario bolivariano de conspirar contra su administración
El Gobierno venezolano exigió el sábado a las empresas de subscripción por cable que anulen la señal del canal opositor RCTV, que hace casi tres años fue sacado del aire en abierto acusado por el presidente Hugo Chávez de conspirar contra su administración.

Según Conatel, ente que regula las telecoumunicaciones, RCTV y otros canales considerados nacionales que emiten por subscripción deben plegarse a la legislación venezolana -lo que lo obligaría a transmitir las frecuentes cadenas oficiales y modificar sus pautas de publicidad- o salir de antena.

"¿Estamos cerrando algo? No, no estamos cerrando nada (...) Estamos diciendo que en Venezuela para estar en la grilla de los operadores de cable deben cumplir con esta ley, todos, absolutamente todos", dijo en rueda de prensa el jefe de Conatel y ministro de Infraestructura, Diosdado Cabello.

Cabello, considerado uno de los hombres fuertes del Gobierno de Chávez, dijo que la decisión debe ser acatada "en los próximos minutos, quizás en la próxima hora".

RCTV asegura que es un medio internacional y que por ello no está obligado a incluir en su programación las cadenas, mensajes obligatorios del Gobierno que deben transmitir todos los canales, como el que dio Chávez el sábado para abuchear a la oposición desde una marcha oficialista.

La medida "busca acallar la voz de protesta del pueblo venezolano ante el fracaso de la gestión gubernamental, amordazando el malestar de los ciudadanos ante la inseguridad, la falta de agua, de electricidad, de hospitales, empleo e infraestructura", dijo el canal en un comunicado esta semana.

El canal, cuyas telenovelas y concursos eran muy populares entre los venezolanos, dijo que aplicar la normativa publicitaria le obligaría a suspender sus operaciones y dejaría sin trabajo a unas 1.500 personas.

La no renovación de la concesión de RCTV, considerada por muchos como un cierre por su línea editorial antichavista, generó violentas protestas en Venezuela y fue impopular incluso entre los sectores que respaldan al mandatario socialista. Analistas consideran que esa decisión contribuyó al fracaso de la reforma constitucional que propuso Chávez en el 2007, la única derrota electoral en sus casi once años en el poder.

Meses antes de las elecciones legislativas, en las que busca mantener su abrumadora mayoría en la Asamblea Nacional, la imagen del gobernante se ha visto deteriorada por los racionamientos de agua y electricidad, la alta inflación y la devaluación del tipo de cambio oficial.

Comentá la nota