Hugo Chávez llega a la década en el poder, con la obsesión de seguir.

Hugo Chávez llega a la década en el poder, con la obsesión de seguir.
El 2 de febrero de 1999 el caudillo Hugo Chávez tomó la presidencia en Venezuela. Fue reelegido dos veces, con miles de denuncias de fraude en su contra. Ahora, pretende perpetuarse en el Palacio de Miraflores.

Hugo Chávez asumió el poder el 2 de febrero de 1999, con el respaldo político de sólo un país de toda Latinoamérica: Cuba. Juró sobre la Constitución de 1961, a la cual llamó “moribunda”, dejando la huella de su temprana intención de redactar una a su medida.

El 23 de mayo inició su programa televisivo "Aló Presidente", con el cual todavía arenga a los venezolanos y dicta clases de “historia”, en medio de innumerables denuncias por censura de otros programas y distorsión de la información.

En julio de 2000, ya con una nueva Constitución, se realizaron las elecciones para "relegitimar todos los poderes". Chávez ganó con el 59,76% de los votos. En agosto, visitó países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y se entrevistó con Saddam Hussein en Bagdad.

A finales de octubre de 2000 recibió en la capital venezolana al dictador cubano Fidel Castro.

Después de esa reunión, impulsó el polémico Decreto Habilitante –que fue ratificado por el Congreso con mayoría chavista-, que le dio poderes especiales para aprobar unas 49 leyes, con las que expropió tierras y polos productivos de las más variadas ramas.

El 10 de diciembre, mientras daba un discurso en la Base Aérea Francisco de Miranda, mejor conocida como La Carlota, en el este de Caracas, miles de personas manifestaron en contra de sus políticas y llamaron a un primer paro nacional.

La polarización en el país comenzó a ganar fuerza y la mayoría de los medios de comunicación comenzaron a asumir una posición netamente antigubernamental que luego les valió la censura total.

El 7 de abril de 2002, Chávez anunció por televisión el despido de altos gerentes de la empresa PDVSA. Militares, políticos de la oposición, estudiantes, movimientos culturales y comerciantes se opusieron y salieron a las calles a manifestarse. Chávez respondió con su Plan Ávila. Respondió con represión.

Miles de personas resultaron heridas y doce murieron a manos de la represión que incluyó a francotiradores apostados en los pisos superiores de unos edificios.

El 2 de diciembre de 2002, el sector petrolero inició una huelga de 62 días. La petición central de los huelguistas era la renuncia del Presidente, o la realización de un referendo consultivo sobre la continuidad de Chávez.

El 15 de agosto de 2002 se realizó un referéndum. El 40,64% (3.989.008) estaba en contra del Presidente, pero el 59,06% (5.800.629 personas) estaba a su favor. Las denuncias de fraude se multiplicaron en minutos. 

Los resultados de las elecciones para gobernadores y alcaldes de octubre de 2004 favorecieron a los partidos chavistas: veintidós (22) de los veinticuatro (24) estados quedaron en manos de gobernadores de chavistas.

En las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre de 2005, absolutamente todos las bancas del Parlamento fueron ganados por diputados simpatizantes del presidente Chávez, luego de que los principales partidos de oposición decidieran retirarse y llamaran a la abstención.

Aunque, la abstención fue de un 75% de los votantes inscritos, ligeramente por encima del promedio histórico para este tipo de elecciones.

En las elecciones presidenciales del 3 de diciembre de 2006 fue reelegido como Presidente de la República, obteniendo casi ocho millones de votos.

Chávez asumió el 10 de enero de 2007 en el Capitolio Federal como Presidente reelecto del país para el período 2007-2013, anunciando ante la Asamblea Nacional que llevará a Venezuela hacía el denominado Socialismo del siglo XXI, lanzando la frase "Patria, Socialismo o Muerte".

Allí, comenzó un camino de expropiaciones, arremetidas contra el pueblo, cierres de canales de televisión y emisoras de radio, amenazas a la oposición y una incansable pelea para volver a modificar la constitución para lograr la reelección indefinida.

Hugo Chávez presentó una propuesta de reforma de la Constitución que presentó a la Asamblea Nacional. Finalmente la reforma no fue aprobada. Chávez reconoció la victoria de la oposición.

"Sepan administrar su victoria, porque ya la están llenando de mierda, es una victoria de mierda y la nuestra, llámenla derrota, pero es de coraje", dijo con tono amenazante el caudillo caribeño.

Ahora, el poder de Chávez se ve debilitado por la caída del precio del petróleo, su principal bastión para el ingreso de dólares. Además, Venezuela con el uno de los índices de intención de inversiones privada más bajas de mundo. Todo se debe al desempeño de Chávez. Todo a su forma de gobernar.

Comentá la nota