Pro Huerta provee pollitos bebé a los beneficiarios de Programa en Santa Cruz

El Programa Prohuerta (INTA - Ministerio de Desarrollo Social de la Nación) distribuyó más de 1400 aves de corral. Los huerteros recibieron pollitos bb de gallinas ponedoras y doble propósito. El Coordinador de Pro Huerta en la provincia de Santa Cruz, Ing. Julio Mora, estimó que “el trabajo desarrollado fue exitoso y superó ampliamente las expectativas previstas para esta primera aproximación de implementación del componente en el territorio”.

Durante el mes de enero se otorgaron cinco pollitos bb a cada familia, acompañados de alimento y una explicación de los cuidados que requieren las aves.

Durante el mes de enero se otorgaron cinco pollitos bb a cada familia, acompañados de alimento y una explicación de los cuidados que requieren las aves.

Durante el mes de enero los técnicos del programa Pro Huerta distribuyeron, en distintas localidades de la provincia de Santa Cruz, pollitos bb de gallinas ponedoras y doble propósito. Esta acción complementa el desarrollo de un sistema orgánico, conformado por la huerta, árboles frutales y plantas aromáticas, y permite que las familias beneficiarias del Programa accedan a una alimentación más equilibrada al incorporar a sus dietas huevos frescos y carne.

La Coordinación de Pro Huerta en la provincia de Santa Cruz precisó que fueron entregados 200 pollitos en Puerto Deseado, 200 en Fitz Roy, 300 en Caleta Olivia, 150 en Gobernador Gregores y 600 en Río Gallegos, beneficiando a más de 250 familias y escuelas rurales. Además, en el momento de la entrega el Ing. Agr. Jorge Birgi, técnico de Pro Huerta a cargo de la actividad, brindó asesoramiento y capacitación para el armado de bebederos y comederos, con materiales de uso cotidiano, para las aves.

El Programa Pro Huerta trabaja principalmente con dos razas de gallinas para la producción de huevos: Negra y Rubia INTA, provenientes de una selección realizada en el centro multiplicador de Pergamino (provincia de Buenos Aires). Estas razas de ponedoras se complementan con una raza doble propósito ideal para la producción de carne: Campero.

Desde la Coordinación Provincial de Pro Huerta informaron que “debido a que la provincia no cuenta actualmente con centro multiplicador de estas razas, en esta prueba piloto de implementación del componente aves de corral los pollitos bb fueron traídos (vía terrestre) desde Pergamino, que implicó un importante esfuerzo dado el alto riesgo por pérdida de pollitos a raíz del estrés que sufren en largos viajes”.

También recordaron que el Programa también propone a los beneficiarios la construcción de gallineros móviles, de bajo costo, de diseño propio (gallimovil) que pueden alojar hasta ocho gallinas adultas y accesorios (bebederos y comederos).

Durante el mes de enero se otorgaron cinco pollitos bb a cada familia, acompañados de alimento para los primeros días de desarrollo, una cartilla ilustrativa y una breve explicación de los cuidados necesarios que requieren estas aves para evitar muertes. Por otro lado, se trabaja con algunas familias que desarrollan la actividad, que padecen en sus gallineros un bajo porcentaje de postura, reemplazando 25 ejemplares por la raza Negra y Rubia INTA (razas ponedoras). Como contrapartida a la provisión de este material genético, estas familias producirán, a partir del inicio de postura, maples de huevos que serán destinados a comedores u otras familias que no tengan posibilidad de criar aves.

El Coordinador de Pro Huerta en la provincia de Santa Cruz, Ing. Julio Mora, estimó que “el trabajo desarrollado fue exitoso y superó ampliamente las expectativas previstas para esta primera aproximación de implementación del componente en el territorio”. Mora reconoció que “las pérdidas estuvieron en los niveles normales -fueron las previstas en el manejo de estos animales-, el número de familias alcanzadas fue importante” y estimó que la experiencia ganada por los técnicos es invaluable y sin dudas será capitalizada durante la próxima campaña”.

“Esperamos desarrollar durante la presente temporada, con acciones que nos permitan incrementar el número de familias a las que alcanza el Programa, capacidades que permitan incorporar la cría de aves de corral como una posible fuente de ingresos, porque de esta forma no sólo se complementa la actividad en la huerta familiar, sino que surgen también nuevas alternativas que posibilitan la mejora de la calidad de vida”, finalizó.