Una huelga paraliza los pozos y las plataformas de Petrobrás

Una huelga paraliza los pozos y las plataformas de Petrobrás
Se extenderá hasta el viernes. El reclamo es por horas extras y seguridad laboral.
Una huelga general de los petroleros paralizó prácticamente la estatal brasileña Petrobrás. Desde ayer a la madrugada, empleados administrativos y trabajadores del área de producción dejaron inactivos pozos terrestres y plataforma marítimas. La medida de fuerza fue anunciada con suficiente anticipación: fue el miércoles de la semana pasada y contó con el aval de todos los sindicatos afiliados a la Federación Unica de Petroleros (FUP).

Pero la dirección empresarial no dio respuesta a las reivindicaciones y eso deflagró el primer gran conflicto gremial que enfrenta el gobierno de Lula da Silva. El último gran paro de este sindicato ocurrió en 1995, primer año de gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. En aquel momento produjo desabastecimiento tanto de combustibles como de gas domiciliario. Entonces se convirtió en una escena cotidiana las largas colas frente a las estaciones de servicio y el rodar de los automóviles en busca de algún surtidor sin mangueras cruzadas.

Esta primera huelga de la petrolera de la era Lula se extenderá hasta el próximo viernes. Los dirigentes y las bases reivindican cuestiones de seguridad laboral, garantía de los puestos de trabajo en las empresas tercerizadas por Petrobrás y el pago de los francos trabajados, no como horas normales sino como horas extras. La empresa respondió el lunes de la semana pasada que era "inaceptable" el Plan de Participación en las Ganancias y Resultados elaborado por los sindicatos. Tampoco reaccionó frente a las otras demandas. Según los líderes gremiales, la estatal no dio señales de querer negociar. Dijo que el plan de contingencia montado por Petrobrás para enfrentar el movimiento es un "plan de negligencia", ya que prevé retener profesionales en las distintas bases por un tiempo superior al permitido.

Según la compañía, la producción y seguridad de las operaciones no resultaron afectadas por el paro. En un comunicado subrayó que "continua abierta a las negociaciones y evalúa que la mesa de discusiones es el mejor camino para solucionar el impasse". Enfatiza no obstante que tomará todas las medidas necesarias para "asegurar la normalidad de los procesos".

De acuerdo con los gremios, ayer quedaron inactivas las principales unidades de producción. Entre ellas, varias plataformas de exploración submarina donde los trabajadores cortaron los teléfonos, las comunicaciones vía radio y hasta los celulares. Entre las plantas que sufren el impacto de la huelga se cuentan refinerías.

Comentá la nota