Aún en huelga de hambre, Evo prometió nuevo padrón y la oposición aceptó volver a dialogar

Aún en huelga de hambre, Evo prometió nuevo padrón y la oposición aceptó volver a dialogar
Tres días después de abandonar una sesión bicameral donde se debatía el polémico proyecto de ley electoral que, entre otras cosas, permitiría la reelección del presidente Evo Morales, la oposición boliviana manifestó el domingo que retornará al diálogo.
El sábado por la noche, en su tercer día de huelga de hambre, Morales aceptó la demanda opositora de una reinscripción de votantes -uno de los puntos más álgidos del debate- si la Corte Electoral garantiza que terminará el proceso a tiempo para los comicios de diciembre.

"Celebro que hoy domingo de Pascua tengamos la posibilidad de resucitar el consenso y el diálogo, habiendo el Gobierno reconocido que el tema central para garantizar confianza al ciudadano boliviano al momento de emitir su sufragio era un padrón confiable", dijo el domingo el líder de la alianza opositora Poder Democrático Social (Podemos), Jorge Quiroga.

"El tema de fondo era este (el padrón electoral), junto con otros que hemos planteado y ustedes los conocen bien (...) porque si un padrón esta contaminado, es sucio, no da confianza, nada sirve, ningún presidente sería legítimo", agregó el también ex presidente boliviano.

Morales cumple una huelga de hambre en procura de la sanción del código, la cual no interrumpió, luego de que la oposición anunciara que volverá al Senado.

La Cámara de Senadores, dominada por la oposición, frenó la noche del jueves la aprobación de la polémica ley al abandonar el hemiciclo y dejar sin quórum la sesión luego de su aprobación "en grande".

Además de un nuevo padrón electoral, la oposición exige una reducción de los escaños indígenas y límites para la participación de los bolivianos que votarían por primera vez en el extranjero.

Pese a los millones de dólares que demandará la implantación del nuevo padrón electoral, Morales garantizó el domingo su financiamiento y dijo que se destinará para ello el dinero que iba a ser utilizado en la compra de un avión presidencial.

Los comicios de diciembre, en los que Morales buscará su reelección y se elegirá también una Asamblea Plurinacional -en reemplazo del actual Congreso-, son claves para consolidar las nacionalizaciones y otros cambios impulsados por el líder indígena, un estrecho seguidor del venezolano Hugo Chávez.

De otro lado, el presidente del Congreso, Alvaro García, volvió a convocar a la oposición esperando que se pueda instalar la sesión congresal.

"Lo que pedían, el presidente lo esta viabilizando, por lo tanto no tienen ningún argumento para no estar en el Congreso", dijo el domingo el presidente del Congreso quien también es vicepresidente de la República.

Agregó que si los senadores opositores son gente de palabra y si en verdad su preocupación era el padrón electoral "ya no tienen ningún pretexto para no estar aquí".

Comentá la nota