Huelga general contra los golpistas

Manuel Zelaya podría regresar a Honduras por El Paraíso, el nombre del departamento de ese país centroamericano situado en la frontera con Nicaragua, país en el que se encontraba el derrocado mandatario hasta el domingo a la noche.
Ayer, el Bloque Popular, frente que aglutina a los movimientos sociales en la resistencia contra el golpe de Estado, anunció a través de un comunicado que Zelaya regresaría a Honduras el próximo viernes 24 de julio apoyado por una movilización masiva. Pero una espiral de especulaciones se desató, precisando que Zelaya ya habría ingresado al país de forma clandestina y ayer diversos dirigentes de movimientos sociales no sabían dónde se encontraba el presidente constitucional ni cuándo pensaba intentar su regreso.

"El domingo a la noche el presidente Zelaya tuvo una breve comunicación telefónica con una radio hondureña y dijo que se encontraba en un poblado fronterizo de Nicaragua", le dijo a este diario vía telefónica desde Tegucigalpa Angel Alvarado, dirigente social de los Círculos Bolivarianos Morazánicos, organización que fusiona los ideales bolivarianos con la tradición local de Honduras identificada con el héroe nacional Francisco Morazán. "En estos momentos no hay información confirmada acerca de dónde se encuentra", deslizó.

Con las expectativas puestas en una posible fecha de regreso para el viernes 24, los movimientos sociales, las centrales obreras y las diversas ligas campesinas del interior del país lanzaron ayer una convocatoria para una huelga general el día jueves y la consigna de intensificar los bloqueos de rutas hasta ese día. "Ayer fue un día de reuniones. Convocar a un paro no es fácil, pero más que nunca es necesario", precisó Alvarado. La estrategia de paro se coordina a través de todo el país y, desde San Pedro Sula, al norte, las acciones se concentran en bloquear las instalaciones de las empresas privadas. "Aquí es contra las compañías que se alinearon completamente con el gobierno de facto", precisa en comunicación con Página/12 Erasto Reyes, dirigente del Bloque Popular en esa ciudad. "Hacia el jueves, el objetivo sería tomar por completo la carretera panamericana, que conduce hacia Puerto Cortés, el principal puerto de Honduras", agrega.

De esta forma, coinciden Alvarado y Reyes, se prepararía el clima para un posible retorno de Zelaya que desestabilice por completo los planes de los golpistas. Según el dirigente de los Círculos Bolivarianos Morazánicos, una de las alternativas que se están manejando es realizar una concentración masiva ese mismo día, jueves 23, en la zona de la frontera con Nicaragua, para tomar los puestos fronterizos en forma pacífica y de esa forma permitir el ingreso al país del mandatario. "Eso les complicaría las cosas a los golpistas de forma tremenda. Con él aquí dentro, la resistencia crecería muchísimo", explica.

De acuerdo con el dirigente social, la frontera con Nicaragua es una zona poco poblada, más bien selvática del lado nicaragüense, no tanto del lado hondureño. Los puestos fronterizos son pocos, las áreas deshabitadas son muchas. El Paraíso, a 130 km de Tegucigalpa y a veinte de la frontera, podría ser el lugar donde se haga presente Zelaya. Comenzó la cuenta regresiva.

Comentá la nota