"Hubo un plan contra la calidad de mi gobierno"

Lo afirmó Horacio Quiroga en el marco de la causa por el conflicto gremial de 2005. "Las instituciones no pueden funcionar al ritmo de los bombos", subrayó el ex jefe comunal.
El ex intendente de esta ciudad, Horacio Quiroga, ratificó ayer las denuncias penales por la ocupación irregular del edificio comunal de la avenida Argentina por parte de trabajadores municipales en el conflicto iniciado el 10 de junio de 2005 y que se extendió por 87 días en reclamo de mejoras salariales.

Quiroga declaró ayer en la Cámara en lo Criminal Nº 2 en el marco del juicio oral y público que se le sigue al ex secretario general del Sindicato de los Trabajadores Municipales (Sitramune), Luis Oscar Martínez, imputado como penalmente responsable del delito de coacción simple durante el conflicto de ese año.

El tribunal, integrado por los jueces Emilio Castro, Víctor Andrada y Héctor Dedominichi, averigua también la conducta penal de otros dieciséis trabajadores imputados en una causa encuadrada como malversación de caudales públicos. En el momento de los hechos, todos ellos cumplían servicios en el Corralón Municipal ubicado en Bahía Blanca y Richieri.

Durante su declaración, Quiroga afirmó que se trató de un "gravísimo conflicto" que estuvo centralizado "hacia mi persona y mi grupo familiar", que sintió "impotencia e indignación" y que "las instituciones no pueden funcionar al ritmo de los bombos".

Quiroga sostuvo que el conflicto se inició por legítimos planteos salariales y que, a partir de las declaraciones del gremialista -en la que señalaba que era para "complicarle el futuro político a Quiroga"-, la situación se tornó "sumamente compleja" y derivó en un plan que tuvo como propósito "disminuir la capacidad y calidad del gobierno" que se encontraba bajo su responsabilidad. Subrayó que "se advertía una motivación extra que era de carácter político".

Mensajes

El ex jefe comunal comentó que su casa fue empapelada con afiches en que se veía su rostro acompañado de la leyenda "Buscado" y que los hechos se agravaron a partir de que el colegio donde concurre su hija, ubicado en el barrio Confluencia, también fue empapelado con esos afiches.

Testigos

Ayer comparecieron también a la audiencia de debate, un periodista de Canal 7 de Neuquén, quien ratificó las declaraciones de Martínez durante la conferencia mencionada, y el ex director de Asuntos Jurídicos de la comuna, Oscar Cobos, quien explicó que en esos días tomó conocimiento que distintos agentes retiraron del corralón entre quince y veinte equipos pesados, y que luego se verificó que "no estaban en sus lugares destinados para realizar sus trabajos". La maquinaria fue desplazada y ubicada en las inmediaciones del edificio municipal.

Comentá la nota