*Hubo paros, marchas, amenaza de bomba y hasta un encadenado

El tránsito fue un caos en el microcentro. Las protestas a media mañana obligaron a los automovilistas a desviar sus recorridos sobrecargando algunas importantes arterias de la capital.

Una jornada de movilizaciones, paros y protestas se vivió este jueves en la capital neuquina. Las medidas de fuerza, por distinto tipo de reclamos, generaron un caos en el tránsito, especialmente en la zona del centro.

Los estatales se concentraron en la sede del gremio y a media mañana comenzaron a marchar por las calles de la ciudad para exigir un aumento salarial para el sector, la reincorporación de despidos en el IADEP y la normalización del pago a prestadores del Instituto de Seguridad Social del Neuquén.

Paralelamente a esta medida, unos 300 alumnos de la EPT 8 realizaron un corte en la intersección de Avenida Argentina y Multitrocha en reclamo de mayor presupuesto para la escuela. También pidieron la creación de un comedor, la entrega de refrigerio y de viandas.

En inmediaciones de la casa de Gobierno también hubo protesta. Un hombre que realiza servicios de transporte para el Ministerio de Desarrollo Social se encadenó frente a la sede de Hacienda sobre la calle Rioja, frente a la plaza Roca, pidiendo que se cancelen las deudas por los servicios que había prestado.

Por si fuera poco, centenares de alumnos que concurren al Colegio San Martín fueron evacuados ante la amenaza de que en el establecimiento había sido colocada una bomba.

Personal de Bomberos concurrió al lugar y, luego de examinar el edificio, constató que se había tratado de una broma de mal gusto.

Comentá la nota