"No hubo ningún perjuicio económico para la comuna"

(Miguel Cané) - El intendente de Miguel Cané, Fabricio Hernández, se presentó anoche ante los concejales para explicar lo sucedido en torno a la desaparición de once cheques municipales y ratificó que "no hubo ningún perjuicio económico" para la municipalidad en torno al cheque de 26 mil pesos que fue rechazado.
De la sesión también participó el secretario, Sebastián Avendaño, quien entregó primeramente al presidente del Concejo Deliberante, Rómulo Ramos, una carpeta donde constaba la denuncia presentada ente la fiscalía de General Pico por el extravío de los cheques y copia de los extractos bancarios de la cuenta del Banco de la Nación.

Luego, fue el turno del intendente. Hernández hizo lectura de una breve nota donde se limitó a aclarar que la municipalidad "no sufrió ningún prejuicio económico" por el extravío de esos cheques. "Elevo la presente a fin de informar sobre el cheque perteneciente a la cuenta 6362 del Banco de la Nación, que surge del extracto bancario que dicho cheque fue rechazado por el banco sin fondos suficientes y con el fin de que la municipalidad como mi persona fueran excluidas de toda responsabilidad de pago. Es así que ni mi persona ni la municipalidad adeuda suma alguna y ningún perjuicio económico ha resultado para la municipalidad", justificó Hernández ante los concejales.

Evasivas.

Ante el cuestionamiento de la concejal de la oposición, Marta Ibarlucea (PJ), sobre la posibilidad de la existencia de otro cheque por un valor de 100 mil pesos, el intendente evitó dar una respuesta concreta y dijo que la posible existencia de ese otro valor será evaluado cuando se estudie el balance de mayo. "Del total de esos once cheques, dos estaban firmados por mí y no por el tesorero. Yo realizo la denuncia por los nueve valores restantes", dijo y desechó la posibilidad de que los cheques hayan sido cobrados por un tercero. "Al no estar firmados esos cheques supuestamente el banco no los iba a recibir". Según el intendente, el cheque rechazado "tiene un garabato" que simula la firma del tesorero.

"Hay cosas que no me cierran", lanzó Ibarlucea. "Cuando se manejan fondos públicos hay que ser muy cuidadosos, porque cualquier traspié puede ser muy delicado. De ahora en más -que el Ejecutivo informe a su debido tiempo", sentenció.

Exigencia.

Más adelante, la concejal elevó al concejo un pedido de informe donde "exige" al Ejecutivo, entre otros puntos, un detalle sobre la cantidad de cuentas corrientes con las que opera la municipalidad, la entidad bancaria a la que corresponden y las firmas autorizadas. Además, solicitó que se detalle la cantidad de cheques rechazados y las razones; los fondos existentes destinados al programa Propasa y los motivos por los cuales dichos fondos habrían sido destinados a la compra de un vehículo y de neumáticos. "Ese hecho implicaría malversación de fondos que este cuerpo debería dar cuenta", denunció.

Comentá la nota