Hubo marcha atrás con el paro en el servicio urbano de pasajeros.

Finalmente se destrabó ayer el conflicto entre los choferes de la UTE Santa Fe - Recreo y la patronal, tras el compromiso de la empresa de pagar el saldo de los salarios adedudados antes del fin de semana. El ministerio de Transporte de la Provincia, por su parte, debió prometer que liberará los fondos del SISTAU retenidos ilegalmente.
Los choferes tenían pensado decidir hoy una medida de fuerza si no percibían el 50% restante de su sueldo, pero ayer hubo un impasse y si se cumplen las promesas del gobierno y los empresarios no habrá huelga.

Según se supo, el pago se haría entre el miércoles y el jueves, siempre y cuando el gobierno les trasnfiera a los empresarios el millón de pesos que envió la Nación y la Provincia retuvo ilegítimamente.

Tal como lo había anticipado este medio, la problemática también se repite con TAINOR, que presta el servicio en Villa Mercedes. Esta empresa, cuyo contrato estaba a punto de expirar, habría logrado la renovación de la prestación por cinco años más en aquella ciudad.

Si bien el compromiso está sellado, de faltar a la palabra alguno de los actores principales, la amenaza sigue latente para la semana que viene.

Comentá la nota