Ya hubo fuertes aumentos y habría más

En las cercanías de Navidad y Año Nuevo los precios de las carnes y las frutas y verduras fueron los que más subieron: 35 y 40%.
Tal como se repite cada año, durante los días previos a las fiestas navideñas todos los precios de los comestibles sufren fuertes subas y se van ajustando de acuerdo al juego de mercado que tiene cada sector. Así, de acuerdo al relevamiento de aumentos de los últimos 14 días en los hipermercados y súper del Gran Mendoza, las carnes rojas aumentaron 15%, los fiambres 30%, el pollo casi 45%, las frutas y verduras entre un 15% y 40%, dependiendo de la calidad y su procedencia.

Pero esto no es todo, porque los comerciantes esperan aún más incrementos durante este fin de semana o al inicio de la próxima, más cercana a la Navidad, que van a seguir castigando los bolsillos de los consumidores.

En cuanto a los productos típicos navideños, como el pan dulce, budines, garrapiñada, tuvieron una suba del 30% -con respecto al año pasado- aunque estiman que los días previos a las fiestas los precios comiencen a bajar un 30% y cerca del 31, la caída será del 50%.

Con respecto a las aguas, las bebidas dietéticas y gaseosas subieron en los últimos días, alrededor del 20%. Sin embargo, dentro de estos incrementos, quedan excluidas las bebidas alcohólicas, las cuales mantuvieron sus precio, a pesar de mostrar un ascenso durante el año de entre el 20% y 30%. Cada vez más los consumidores prefieren el champán y los vinos espumantes para el brindis dejando a un lado la tradicional sidra y el ananá fizz.

Las carnes

De esta manera, según consultó Los Andes a productores, referentes de la actividad y comerciantes de mercados como de grandes superficies, para las carnes rojas se espera un aumento del 10% mientras que para el pollo del casi 5. En ambos casos, las subas ya superaron un 35% en los últimos 40 días para la carne vacuna y con respecto al pollo en más del 50%.

En muchos supermercados de Mendoza se observan carteles en las góndolas que señala la "restricción de la venta de carne o pollo a sólo 2 kilos por cliente y para el consumo familiar".

El presidente de la Cámara de Frigoríficos y Matarifes de Mendoza, José De Carolis, explicó que "tenemos un problema serio porque sigue faltando hacienda". El conflicto del campo, el cierre de las exportaciones y la sequía han contribuido a que se "maten muchos vientres y ahora no haya la suficiente carne para cubrir la demanda de fin de año". Esta ecuación, sin duda, hace que el precio se dispare.

Aún así, los comerciantes del Mercado Central de la Ciudad aclararon que en estos últimos días "ha bajado la venta" y que "la gente prefiere los cortes baratos y rendidores como las blandas".

Esta tendencia "terminará para los días festivos cuando la gente compra sin mirar la billetera", dijo Omar, responsable del local Parrillada 13. Los comerciantes del ramo no pueden avizorar lo que pasará con las subas, "no hay ningún precio estabilizado", confesó una empleada de Ke Carne del Mercado Central.

En cuanto a las carnes sustitutas, muy usadas para la cena navideña, como lechón, cordero, chivito los aumentos promedian el 25%. Entre las razones se destaca, la falta de alimentos que padecen los productores a causa de la sequía de este año.

Dentro del universo de las frutas y verduras, según explicó José Ábalos, dueño de la verdulería Santa María del Mercado Central, "las frutas de carozo (como pera, durazno, cereza, ciruela) tuvieron un aumento del 40% y se espera para la próxima semana un incremento, antes de la Navidad, del 20%. Después de esta fecha, para enero, ya se sabe que los precios bajarán. Con respecto al año anterior, los valores ya han trepado un 40%.

Para los clientes el permanente "remarque" de precios los deja frente a una importante incertidumbre y angustia que pareciera no terminar nunca.

"Hay que buscar precios porque todos los días aumenta algo", dijo a Los Andes, Marta Domínguez, una jubilada que compra siempre en el Mercado Central. Por su parte, María Virginia López, clienta de un supermercado de la calle San Martín y Entre Ríos de ciudad, señaló que "faltan productos, hay escasez de carnes y azúcar. Creo que se van a ir los precios a las nubes en 2010".

En coincidencia y con cierta indignación, Claudia Miguel, una joven madre de dos niños en edad escolar que es asidua de un hipermercado del centro explicó que "lo peor de todo es que no se sabe cuánto vamos a gastar en el supermercado, todos los meses es más y dicen que no hay inflación".

Susana Yelich, desde Prodelco, aseguró que la canasta familiar ha aumentado entre 30% y 40% en comparación con el año anterior. "Está todo caro, hay que comprar lo justo y comparar precios", subrayó con énfasis.

Comentá la nota