"No hubo cosas raras: la gente me pide que vuelva a ser intendente" .

Monumento: las cloacas de Intendente Alvear, valuadas oficialmente en unos seis millones de pesos, costaron U$S 18.000.000, según la investigación que llegará este año a juicio oral y público. El ex intendente se defiende. Sigue haciendo política y apoya la candidatura de Verna.
El ex intendente de Intendente Alvear y ex diputado Oscar Pepa, procesado por la causa de las cloacas que este año irá a juicio oral y público, aseveró ayer que "no hay cosas raras" en torno a esa sospechada obra y contó que "la gente viene a mi casa a pedirme que vuelva a ser intendente".

El dirigente habló ayer con el programa radial "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3), al confirmarse que la retardada causa irá a juicio oral y público en setiembre u octubre de este año (ver aparte).

Pepa recordó que la adjudicación de la cuestionada obra "fue una contratación directa, pero por un concurso de precios".

- ¿Dentro de la ley? -le preguntaron en "Plan B".

- Después del debate oral y público mostraré los papeles para que lo entiendan, porque así no lo van a entender...

- ¿La obra se terminó?

- La obra la terminó una empresa a los años siguientes; se licitó nuevamente y se terminó.

- ¿Usted conoce a los empresarios que están procesados?

- Y claro... ¿cómo no los voy a conocer? Si tuve que firmar el contrato con ellos... ¿es una tomada de pelo esa pregunta?

- ¿Por qué no quiere explicar su situación a los ciudadanos, a través de los medios?

- Es que tengo que demostrar esto en la Justicia.

- ¿En algún momento le sugirieron que esos fondos debían destinarse a alguna campaña electoral?

- No, era para las cloacas... ¿de qué campaña electoral me estás hablando? No, no... eran cloacas... pero después hablamos. Yo no me voy a escapar de Alvear, me encuentran en casa, en el trabajo, estoy con el celular abierto las 24 horas.

- ¿Sintió en todo este tiempo respaldo político o un poco lo dejaron solo?

- Yo ni pedí ni necesité, estoy confiado en lo que he hecho y espero que la Justicia determine; no necesito ningún respaldo político, lo político no tiene que meterse en las causas judiciales.

- ¿Sigue haciendo política?

- El que nació haciendo política y vivió así, seguramente que siempre lo hace. Soy presidente de la Unidad Básica, no tengo una actividad firme, pero bueno... soy político y seguiré estando en política.

- ¿Y en este momento se siente cerca de la Línea Plural?

- En este momento voy a apoyar totalmente a los candidatos del PJ.

- ¿Lo tienen en cuenta para las decisiones en la localidad, para hacer algún acto, por ejemplo?

- Por supuesto que sí, cuando se hace un acto político acá voy a estar.

- ¿El procesamiento y las sospechas que recaen sobre usted repercutieron de alguna manera en la relación con los vecinos?

- No, por supuesto que no. Es la mejor relación; es más, quieren todos que vuelva a ser intendente... vienen a ver a mi casa para que vuelva, el común de la gente, no los dirigentes...

- También habrá alguno que cree que usted es un corrupto...

- En mi pueblo los que me conocen no.

- ¿Cómo vive usted, tiene los mismos bienes que tenía cuando comenzó como intendente?

- Sí, por supuesto, cuando empecé como intendente tenía mi casa, que terminé antes de asumir; tengo mi casa, los autos, el campo de mi vieja, el hotel de mi padre, la heladería... No tengo nada que esconder, la gente cree en mí y la gente me viene a buscar.

Un monumento a la corrupción

La Cámara del Crimen de General Pico será escenario en setiembre u octubre de una de las causas judiciales más escandalosas de nuestra provincia desde el retorno de la democracia a la fecha: el juicio al ex intendente de Alvear y ex diputado provincial Oscar Alberto Pepa y su entonces secretario tesorero Omar Ghisio (junto a varios ex funcionarios alvearenses que desarrollaron tareas durante el período 1995/1999) por el delito de "fraude en perjuicio de la Administración Pública".

Originalmente, en el año ’99, la obra se contrató por un valor de 18.350.049,80 pesos y quedó en poder de las empresas Ilka y Consnor. Pero una auditoría de la SIGEN determinó que se había pagado un sobreprecio del 158,11%.

El ex diputado radical Roberto Reinoso definió el caso como el "monumento a la corrupción" en La Pampa. Los fondos surgieron de los ATN (Aportes del Tesoro Nacional) que manejaba el gobierno menemista en campaña electoral. Carlos Corach era ministro del Interior y la gestión de Rubén Marín fue una de las más beneficiadas.

Cuando estalló el escándalo, también aparecieron los nombres del ex secretario de Obras Públicas Raúl Rodríguez y del ex viceministro del Interior Jorge Matzkin. El ex diputado Santiago Giuliano llegó a afirmar, cuando Pepa se convirtió en el imputado más importante, que "le tiran un cristiano a los leones".

El debate oral y público se iba a hacer en junio y julio del año pasado. El resumen de la causa Nº 14.551/06 se compone de un total de 14 cuerpos.

Los imputados son doce personas: Oscar Alberto Pepa, Omar Francisco Benito Ghisio, Juan Pedro Alazia, Héctor Miguel Ruiz, Jorge Horacio D’Amico, Alicia Navazzoti, Delia Beatriz Schroder, Rubén Hugo Beltrán, Simón Víctor Berclaz, Lidia Haydeé Iglesias, Jorge Alberto Rodríguez y Andrea Mariana Bensi.

Los testigos que habían sido citados para las audiencias son un total de 24 personas, entre ellas el actual intendente alvearense, Eduardo Pepa (primo del principal imputado).

A Pepa se le imputa que, durante su función como intendente de la localidad norteña, adjudicó -mediante contratación directa- la obra de "red cloacal domiciliaria y planta de tratamiento de líquidos cloacales" a las empresas Ilka Construcciones S.R.L. y Consnor S.A. en UTE, suscribiendo el contrato junto al secretario tesorero Omar Ghisio "sin la debida autorización del Concejo Deliberante".

La Fiscalía entiende que "eso se realizó a un precio superior al real, incurriendo en la violación del deber de custodia de los intereses confiados, provocando un perjuicio a la administración pública al no controlar y velar por el cumplimiento de dicho contrato, permitiendo la paralización de la obra por parte de las empresas con sólo un avance del 55,34%, sin efectuar constatación o inventario de los trabajos realizados y sobre el equipamiento electromecánico que debía encontrarse en la obra".

Al ex intendente Pepa se le imputa que adjudicó la obra "sin la debida autorización del Concejo" y a un precio "superior al real". Al ex secretario tesorero Ghisio se le atribuye "haber mantenido una participación esencial en el fraude a la administración pública llevado a cabo por Oscar Pepa, al refrendar los actos del Departamento Ejecutivo del municipio, teniendo conocimiento del incumplimiento de la legislación vigente por parte del mismo".

Comentá la nota