Hubo arreglo salarial y se levantó el paro que tenía sin garrafas a Mendoza

La demanda había subido frente a una eventual escasez por la huelga, sumado a un diferencial en precio que elevó 20% las ventas como consecuencia del aumento del gas por red. Hoy se normalizará la distribución.
El paro de las distribuidoras y fraccionadoras de gas que comenzó ayer a las 0 horas fue levantado en horas de la noche en medio de una fuerte negociación entre los empresarios del sector y los responsables del Sindicato de los Petroleros Privados en la cual se concedió una suba de 20%, pero al cierre de esta edición aún no habían definido la forma de aplicación sobre el salario de los trabajadores.

Superado el receso, la distribución de garrafas a los comercios locales comenzará a normalizarse en las próximas horas. Desde el sindicato, Dante González declaró que los empresarios se sentaron al fin en la mesa de paritarias con mejor predisposición.

Este sector agrupa a más de 8.000 empleados en el país y 450 en Mendoza y tienen un rango de sueldos que va desde los $ 1.800 y $ 2.200 repartidos en las categorías de operario de planta, choferes y ayudante de distribución.

El receso de actividades en las plantas fraccionadoras y en los distribuidores dejó un fuerte impacto en los comercios vendedores porque se quedaron sin garrafas para la venta. Sin embargo, algunos puntos de venta, tuvieron a su favor el hecho de que tenían algunas provisiones en los depósitos a lo que se sumó las buenas temperaturas de la jornada.

De fondo, en el mercado se presentan algunas variables que propiciaron mantener las ventas a pesar de la crisis debido, principalmente, a los precios contenidos desde el año pasado producto de los subsidios que reciben las envasadoras.

Algunos comercios locales tienen una venta mensual que supera las 3.500 unidades y pudieron mejorar sus ganancias gracias a que los subsidios y el control del Gobierno nacional ahora recae sobre las plantas envasadoras y ya no sobre el minorista. Esto hace que no dependan de las partidas de dinero provenientes del Estado como antes ocurría.

En este sentido, según sostiene el encargado de la empresa YPF Gas del Valle de Uco, la demanda ha ido en aumento por la disminución del precio disparando la venta. También observa que "la relación entre el precio del gas natural ha ido en aumento y el envasado ha caído. Esta proporción ha variado en favor de la garrafa".

"La distribuidora está atada y no puede subir la tarifa", señaló Gerónimo Riva, propietario de una comercializadora de Guaymallén, quien dijo que los costos han subido y que están presionadas.

Desde Ganp SA, un responsable del local afirmó que llevaban cuatro días sin recibir gas envasado y que están a punto de quedarse sin unidades. Esta empresa vende entre 70 y 80 garrafas por día y ha visto que el mercado se ha ido compensando a causa del incremento de las tarifas del servicio de gas domiciliario.

Ubicados en la calle Tirasso de Guaymallén, este comercio tiene una gran venta de la llamada "garrafa social", la cual posee un precio que ronda los $ 16 la unidad de 10 kilos y de $ 25 los 15 kilos. Las garrafas que pesan 45 kg no están comprendidas en este programa y tienen un valor de $ 180.

Según las agencias de noticias nacionales, el gremio de los petroleros privados cargó contra "la actitud inescrupulosa de las empresas: Repsol-YPF, Shell, Total, Amarilla, Extragas, Italgas, Citygas y New Gas, que aprietan al gobierno y a los trabajadores queriendo aumentar el valor del gas y haciendo desaparecer la garrafa social de las bocas de expendio porque, según sostiene, "no les conviene que estas se vendan".

Comentá la nota