Hubo argumentos cargados de acusaciones y cuestionamientos

La querella procura que el ex gobernador Jorge Sobisch sea interrogado por los hechos ocurridos en Arroyito que terminaron con la vida del docente.

Se realizó ayer la audiencia judicial pública donde expusieron la querella y la defensa ante integrantes de la Cámara de Apelaciones.

Neuquén > La Cámara de Apelaciones en lo Criminal de Neuquén, integrada por los jueces Héctor Rimaro, Daniel Varessio y Víctor Andrade -este último como subrogante-, permitió ayer a los abogados querellantes ampliar sus argumentos para impulsar, por un lado, la comparecencia al Juzgado Penal Nº 4 del ex gobernador Jorge Sobisch y, por otro, nuevas imputaciones penales para algunos de los policías incriminados.

Los letrados Gustavo Palmieri y Ricardo Mendaña iniciaron este camino en diciembre de 2008, a partir de la firme postura del titular del Juzgado de Instrucción Penal Nº 4, Cristian Piana, quien resolvió rechazar de plano los planteos de los querellantes.

Los magistrados del Tribunal de Alzada hicieron lugar al requerimiento de la querella, por lo que ayer se llevó a cabo la audiencia en dependencias judiciales de la calle Antártida Argentina.

En medio de estos incidentes judiciales, el Fiscal de Cámara, Alfredo Velasco Copello, pidió al juez de la causa el sobreseimiento de catorce de los quince imputados con responsabilidades políticas en la causa Fuentealba II. Se trata de jefes de la plana mayor, cuadros de la fuerza policial y del ex subsecretario de Seguridad de la provincia Raúl Pascuarelli.

Los argumentos de la querella y de los abogados defensores serán resueltos en los próximos días por los jueces de la Cámara de Apelaciones.

El abogado penalista Ricardo Cancela, defensor del ex Jefe de la Policía Provincial, Carlos Salazar, y de Pascuarelli, afirmó que el discurso de los abogados querellantes es para "la tribuna política". "Las conductas penales que se le enrostran a cualquier ciudadano deben demostrarse con evidencias. No existe otro camino que examinar la ley", dijo.

"El Estado debe investigar"

Los abogados querellantes, Palmieri y Mendaña, señalaron que luego del juicio contra el suboficial Darío Poblete, condenado a prisión perpetua por la Cámara Criminal Nº 1, surgieron nuevos elementos que justifican interrogar a Sobisch y consideraron que es una obligación del Estado investigar seriamente.

Cuestionaron la dirección de la causa conducida por Piana y recordaron que se manifestaron problemas con el Ministerio Público Fiscal desde diciembre de 2008. Afirmaron que el fiscal debe ser garante de los intereses de la víctima y en alusión a Velasco Copello denunciaron que "está más cerca de la defensa que de la víctima".

Señalaron que el Ministerio Público Fiscal "no hizo nada, ni se interesó" y en cambió "se descolgó con un pedido masivo de absoluciones de policías, hoy cuestionadas".

"En la sala hay una silla vacía y pertenece al fiscal. Lo ocurrido no exime de mayores comentarios", agregaron Palmieri y Mendaña.

Cargaron contra el juez Piana acusándolo de "abandonar la imparcialidad", de "bloquear el proceso" y que sus expresiones "no son neutrales".

Cuestionan actuación de la querella

El abogado Gustavo Lucero señaló que la labor desplegada por los querellantes en la causa Fuentealba I prácticamente no existió y que no ofrecieron prueba alguna.

Aclaró que el suboficial Poblete fue detenido por los testimonios de efectivos policiales y destacó que la "imparcialidad" de Piana "no está en juego" y tampoco la de Velasco Copello.

Afirmó que la pretendida intención de la querella no se corresponde con la ley, la jurisprudencia y la doctrina. "Estamos frente a un discurso mediático, despojado de acciones jurídicas"

El abogado enfatizó que las responsabilidades de los querellantes en el proceso penal fueron una muestra clara de ausencia. "No es posible que transcurran más de veinte meses sin movimiento alguno", y se preguntó "¿cómo se entiende lo ocurrido, cuando el juez de la causa afirma que todas las partes se presentaron en tiempo y forma?".

Por último, manifestó que frente a la exposición sostenida por los querellantes, se impone confirmar la resolución del juez Piana y pidió a los jueces de Cámara resolver desde el punto de vista judicial que actúen con "independencia y con valentía".

"Razonamientos fantasiosos"

Ricardo Cancela expresó que los abogados querellantes "nos han llevado a un laberinto, del que no escapa el Tribunal de Apelaciones".

Sostuvo que las acusaciones son confusas, abstractas y se preguntó de dónde surge el plan para aniquilar docentes y que si se pretende interrogar a Sobisch, es necesario que lo "busquen en otro lugar".

Cancela dijo que lo ocurrido el 4 de abril de 2007 fue "arbitrario, salvaje" pero "no tiene nada que ver con un plan organizado".

El letrado se preguntó "¿de dónde surge tal propósito diseñado para la ocasión?", "¿de dónde surge que fue un plan previsto para aniquilar docentes?".

Cancela no tuvo dudas en solicitar se confirme el fallo del juez Piana, y dirigiéndose al tribunal solicitó que "actúen como corresponde y que se ajusten a derecho".

Comentá la nota