Hubo acuerdo y se levantó el paro de repartidores de gas en garrafa

Los trabajadores del sector recibirán un aumento del 20% escalonado: 10% con retroactividad a julio, 5% en octubre y 5% en enero de 2010. A partir de hoy se normaliza por completo la actividad en el rubro.
Tras dos días de retención de servicios, en reclamo a una recomposición salarial del 20%, los trabajadores de las distribuidoras de gas comprimido en garrafa, nucleados en la Federación Argentina Sindical del Petróleo y Gas Privado, levantaron la medida de fuerza, luego de llegar a un acuerdo con el empresariado.

Según explicó en declaraciones a "época", Ceferino Romero, delegado regional del Sindicato, el acuerdo implica el pago escalonado del monto reclamado, de julio a enero del año entrante.

"Un 10% se paga con retroactividad al 1 de julio, otro 5% en octubre y el 5% restante se abonará en el mes de enero de 2010", puntualizó el gremialista.

Actualmente, el salario básico más bajo del sector ronda los $1.598, en tanto que con los incrementos pautados llegaría a $1.758 en el próximo sueldo a devengar, $1.830 en octubre próximo y alrededor de $1.900 en enero del año entrante, cuando se termine de completar el acuerdo.

La región conformada por Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones cuenta con 550 trabajadores registrados en el rubro.

"Hay muchas empresas que no los tienen registrados, sino que los tienen en negro", aclaró Romero.

"A partir de las 0 (de hoy) el sector comienza a trabajar normalmente, está todo solucionado, la población no tiene de qué preocuparse porque no hay ni habrá desabastecimiento", garantizó el sindicalista.

Sin traslado

a la garrafa

Por otra parte, Ceferino Romero aclaró que, en el marco del acuerdo alcanzado entre la Federación y los empresarios del sector, se dejó en claro que los mayores costos generados por la recomposición salarial no serán trasladados al precio del gas en garrafa.

"Este acuerdo no repercutirá en el precio de la garrafa; estamos defendiendo a la población, de la que también formamos parte, porque no queremos que financien este incremento aumentando el precio y trasladando el costo al consumidor", puntualizó el delegado regional.

La medida, de alcance nacional, afectó a todas las provincias y puso en jaque a gran parte de la población, ante la imposibilidad de llegar hasta las empresas distribuidoras para hacerse de una garrafa, ante el paro de actividades de los repartidores.

En algunas firmas locales, a las que tampoco les llegaba las garrafas, de Chaco u otras ciudades, se puso en marcha un sistema de jerarquización de la demanda, priorizando casos de urgencia y emergencia, como ser sanatorios y hospitales.

Comentá la nota