Hubo abusos en Irán, dice Amnistía

Testimonios estremecedores de torturas, violaciones y castigos brutales contra militantes opositores antes, durante y después de las últimas elecciones presidenciales iraníes en el mes de junio se divulgaron ayer en el último informe de la ONG Amnistía Internacional.
Según la organización, las violaciones a los derechos humanos en el país asiático son tan graves y sistemáticas como lo fueron a lo largo de los últimos 20 años. Aún peor, Amnistía afirma que, en los últimos tiempos, las autoridades están "perfeccionando" el aparato represivo estatal, empleado a fondo en las protestas que se desencadenaron tras los últimos comicios.

Uno de los detenidos interrogados por la ONG relató cómo, durante ocho semanas, fue encerrado junto a otras 75 personas en un container con apenas un minúsculo conducto de ventilación en el centro de detención de Kahrizak. Por esas fechas, a mediados de junio, se calcula que más de 100 personas fueron trasladadas a esas instalaciones.

"El interrogador me dijo que tenían a mi hijo secuestrado y que lo violarían entre varios si yo no confesaba", contó el ex detenido. "Perdí el control y comencé a gritar. En ese momento comenzaron a darme una paliza a bastonazos, hasta que perdí el conocimiento y me llevaron de vuelta al container. Por las noches escuchábamos los gritos de los otros que estaban siendo interrogados."

Ebrahim Mehtari, estudiante de 26 años, señaló que, en su caso, fue acusado de "trabajar y conspirar con redes en Facebook". Según detalló en su testimonio, Mehtari soportó golpizas, simulacros de ejecuciones y violaciones sexuales en repetidas ocasiones. Finalmente, con el cuerpo lleno de sangre y semiinconsciente, firmó una confesión.

El caso de Maryam Sabri no fue muy diferente. Esta mujer de 21 años fue arrestada por filmar la muerte en plena calle de Neda Agha Soltan, cuyo asesinato a manos de agentes de seguridad gubernamentales dio la vuelta al mundo. Sabri fue violada cuatro veces durante sus doce días en prisión por guardias, según ella, que se comportaban "como animales". La mujer abandonó el país en las últimas semanas.

El informe de Amnistía, en su parte final, exige la apertura de investigaciones internacionales supervisadas por un tribunal de las Naciones Unidas y la implementación de instancias de rendición de cuentas al interior del Estado iraní. "La capacidad de enmendar los errores y dar una vuelta de página descansa únicamente en el líder supremo y en los altos funcionarios del gobierno de Teherán", sostiene el reporte. "Estas violaciones y abusos nunca deberían haber sucedido", sentencia.

"La tortura y otros malos tratos a los detenidos son prácticas comunes facilitadas por los largos períodos de detención preventiva, la negación del acceso a abogados y familiares y la impunidad sistemática de la cual gozan los agentes de las fuerzas de seguridad estatales", precisa el informe.

Comentá la nota