Los hoteles de Rosario trabajan con una ocupación de sólo el 30 por ciento

Si bien para los hoteles rosarinos enero y febrero son meses de temporada baja, este verano fue calificado de "catastrófico". Así lo aseguró ayer a LaCapital el presidente de la Cámara Hotelero-Gastronómica de la ciudad, Alfredo Angiulli, quien detalló que se está trabajando "con una ocupación que no supera el 30 por ciento" y todo indica que la situación repuntará recién con el inicio de marzo. Para el director del Ente Turístico Rosario (Etur), Juan Nyffenegger, el panorama no es tan desalentador. Dijo que "en la ofician se está recibiendo un buen número de consultas, sobre todo de extranjeros"; sin embargo, admitió que "la baja que se está produciendo en todo el país no deja de tener su impacto en la ciudad".
Lo cierto es que las cifras que manejan los hoteleros a través de la cámara rosarina no son muy optimistas. De las más de ocho mil plazas que tiene actualmente la ciudad —que incluyen también a los hostels—, actualmente están ocupadas entre un 20 y un 30 por ciento.

El descenso de pasajeros comenzó a mediados de diciembre y, si bien el titular aclaró que "enero y febrero son meses de temporada baja", esos números están muy por detrás de los de las temporadas de verano anteriores. "Estamos un 50 por ciento abajo de lo que se trabaja habitualmente en verano, cuando se mantenía una ocupación que superaba el 40 por ciento".

La crisis. A la hora de analizar las causas de la falta de pasajeros, Angiulli destacó varias razones, aunque, en primer lugar, señaló que "es imposible que la crisis que se está dando en todo el país e incluso en el mundo, no afecte a la ciudad".

El titular de la cámara recordó que "esta es una época donde la presencia de los viajantes y pasajeros que vienen por razones comerciales, que son los que durante el año ocupan la mayor cantidad de plazas, desciende abruptamente"; pero también señalo que "antes había familias que viajaban desde Buenos Aires a otros destinos y paraban en Rosario y ahora ya no lo hacen para achicar los costos o porque directamente no viajan".

Además, según Angiulli, tampoco están apareciendo los pasajeros de fin de semana que venían a Rosario por una noche a disfrutar tanto de la ciudad como del río Paraná. "Encima con el río tan bajo, ni eso queda", ironizó.

Aunque indicó que "los que pueden estar en mejor situación son los hostels que habitualmente trabajan con más turismo extranjero que no suspendió sus vacaciones".

Las consultas. Si bien el director del Etur admitió la existencia de la crisis y el descenso de pasajeros, no fue tan pesimista. "Enero es tradicionalmente un mes de caída en Rosario, pero al menos en las oficinas del ente (avenida Belgrano y Buenos Aires) hay una actividad intensa de consulta que mantiene los parámetros en relación a temporadas anteriores, sobre todo de muchos turistas extranjeros", consideró Nyffenegger.

Además, el funcionario insistió en que "hay una retracción de la demanda en todos los destinos del país", y agregó que desde Rosario "se trabajó con muchas promociones y se están sacando publicaciones en varios medios nacionales con el fin de agotar los recursos y así lograr que la actividad de esta temporada, al menos, se mantenga".

Comentá la nota