Hoteleros le responden al Secretario de Turismo por los cambios a una Ordenanza

La Asociación de Hoteles y Restaurantes de Villa la Angostura le respondió al Lic. Juan José Fioranelli sobre las modificaciones que se proponen a la Ordenanza que rige para los establecimientos de alojamiento turístico. Destaca que "las normas reguladoras, están precisamente para eso, para regular en pos del bien de todos, no para flexibilizarse cada vez que "el mercado" lo requiera".
La Asociación de Hoteles y Restaurantes de Villa la Angostura elaboró una contundente respuesta a la nota del Secretario municipal de Tursimo, sobre las modificaciones propuestas a la Ordenanza 1416 que rige para los establecimientos de alojamiento turístico.

Textualmente, los empresario expresan:

Por medio de la presente acusamos recibo de su respuesta a nuestra nota del 7 de septiembre del corriente y pasamos a responder a sus aseveraciones respecto del informe presentado por esa Secretaria, referida a la necesidad de la modificación de la Ordenanza 1416 que rige sobre los establecimientos de alojamiento turístico:

La misma fue puesta en consideración de la Comisión Directiva y de los Socios reunidos en Asamblea el día 24/09 por lo cual le hacemos saber:

En el primer punto usted hace referencia a las dificultades de aplicación, debido a las supuestas contradicciones, ambigüedades y vacíos legales de la norma; a ello contestamos: quizá hubiese sido necesario reglamentar la ordenanza por parte de esa Secretaria, sin necesidad de modificarla, dado que nos resulta extraño que luego de 6 años de aplicación, surja precisamente en su gestión el problema mencionado.

En el segundo punto asevera que esas "falencias" entran en conflicto con el Decreto Provincial 2790 y las Ordenanzas 1414 y 1415. Debemos recordarle o informarle, por si no lo sabe, que precisamente la Ordenanza 1416 surge como una necesidad de adecuar los vacíos y contradicciones que tiene el decreto provincial respecto a la realidad turística de nuestra Villa, que se aleja bastante a la de un hotel de Neuquén Capital o de una localidad de la estepa de nuestra provincia.

Le hacemos notar a su vez, que dichos cambios fueron consensuados con las autoridades provinciales mediante un convenio, que a su vez nos dio la facultad de llevar adelante la fiscalización municipal, otorgándonos autonomía de decisión.

En cuanto a las ordenanzas 1414 y 1415, tienen otro objeto de regulación, tal como usos urbanísticos y edificación, en consecuencia no se pueden asemejar, si se deben complementar y hasta ahora lo han hecho muy bien.

En el tercer punto habla sobre conflictos para ampliación y recategorización de establecimientos ya existentes, nos permitimos disentir con su análisis, ya que la Ordenanza 1879/05, que usted también menciona, especifica ampliamente las formas de llegar a una recategorización, y en cuanto a la ampliación, es claro que si el establecimiento utilizó al máximo los parámetros especificados en la norma, no podrá ampliar espacios físicos, tampoco podría hacerlo si se aplicara el decreto provincial.

En el punto cuarto hace mención a la falta de alineación con las Ord. 1414 y 1415, que reglamentan como dijimos usos comerciales y edificación, aunque tienen otro objeto de regulación, si éstas por ser más permisivas permiten que algunos particulares entren en la ilegalidad ofreciendo alojamientos "truchos" en volúmenes que pueden incluir en sus lotes, ahí debe estar el estado municipal controlando y evitando dichas anormalidades.

Referente al punto cinco, nos alegramos que entiendan el espíritu del número verde, pero les hacemos saber que también existen ordenanzas que especifican el tratamiento en casos de realidades topográficas que impidan la aplicación uniforme de dicho número verde.

Por otro lado el objetivo de la diferenciación para 4 y 5 estrellas, es justamente, que la 1416, y es bueno que lo recuerden, se previó para que prevalezcan los parámetros de calidad al momento de establecer mayor número de estrellas para los establecimientos.

El punto seis, merece una especial atención, porque nos muestra qué criterio utiliza esa Secretaría al momento de tomar decisiones sobre el papel que debe ejercer el estado para cuidar el bien común. Ustedes hacen mención a la necesidad de contar con "normas reguladoras flexibles" que se adapten a los requerimientos del mercado. Esto es un contrasentido, dado que las normas reguladoras, están precisamente para eso, para regular en pos del bien de todos, no para flexibilizarse cada vez que "el mercado" lo requiera, porque estos vaivenes hacen que nunca se respete el perfil turístico que en muchas oportunidades manifestó nuestra comunidad.

Estamos de acuerdo en el punto siete, o sea en que toda norma debe corregirse y rectificarse, pero el objetivo debe ser profundizar los beneficios logrados, no retroceder hasta perder el espíritu de la ley.

Sin más, adherimos a la necesidad de continuar trabajando en conjunto por el bien de toda la comunidad, pero lo instamos a no perder de vista los objetivos de largo plazo que nos guían y sobre el que nos pedirán cuenta las generaciones que reciban lo que les dejemos como resultado de nuestro accionar.

Saludamos atentamente.

Jorge Capdet Nylda Fernández

Secretario Presidente

Comentá la nota