Los hoteleros mendocinos critican la política “garantista” contra los delincuentes

El presidente de la Asociación de Hoteleros se quejó de los jueces y hasta de la Corte Suprema. Dice que los delitos “chicos” como robos callejeros no se castigan.
El presidente de la Asociación de Hoteleros de Mendoza, Alberto Romero, se mostró hoy preocupado por el aumento en el número de hechos de inseguridad de los que fueron blanco turistas que visitan la Provincia y se quejó de los jueces en general y de la Corte Suprema, en particular, por su "garantismo" que "permite que estas cosas pasen", opinó.

En los últimos días se produjeron varios robos a turistas, principalmente extranjeros, entre los cuales se encontraba el gobernador de una provincia paraguaya que había llegado a Mendoza como invitado al Congreso de Municipios.

Romero sostuvo que Mendoza "no es más insegura que el resto del país". Tras lo cual opinó que "ésta es una cuestión que el país ha adoptado mediante una directriz que marca alguien como (el ministro Raúl) Zaffaroni en la Suprema Corte, donde tenemos un garantismo instalado, donde permiten que todas estas cosas pasen y haya tipos que reiteradamente delinquen y no terminan presos", se quejó el hotelero.

En ese sentido, agregó que "hay algunos jueces que no se dan cuenta de que realmente lo que marca la inseguridad, la sensación de inseguridad, es la reiteración de los delitos chicos". "Entonces, dicen que no van a poner preso a un punguista, al que se lo lleva la policía y dura dos horas en entrar y salir, y vuelve a ser punguista", agregó Romero; por ese motivo, opinó, "uno no puede andar tranquilo por la calle, porque le van a robar, a arrebatar".

El empresario dijo que en la última semana mantuvo reuniones con funcionarios del áreas de seguridad, quienes están "tratando de que esto se termine ahora".

"Si no logramos que tomen conciencia algunos jueces de lo que nos está pasando, si tenemos fiscales que cuando después de haber accionado el policía con todas sus pericias y romperse el alma para agarrar a un delincuente, llega frente a la fiscal y la fiscal está más preocupada que si el policía le apretó el bracito cuando lo llevó preso que por el delito que hizo el delincuente, estamos mal", manifestó sin mencionar a qué funcionaria judicial se estaba refiriendo.

Comentá la nota