Hospitalito: según Souto se sabía que la Provincia no pagaba la obra

La responsable administrativa de Claromecó dijo que desde que se licitó la obra, se dio a conocer que el pago sería compartiendo gastos con la ciudad cabecera. Además defendió la idea del Ejecutivo de vender terrenos fiscales para terminar el primer módulo que dará servicios para una población de 5000 habitantes
"Cuando se saca a licitación se decide que va a poner 50% el organismo y 50% la Municipalidad. Eso se hizo público en ese momento", aseguró la directora del ente descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, María Angélica Souto en declaraciones hechas a La Voz del Pueblo, en relación al hospitalito anunciado por el intendente Carlos Sánchez en 2006.

La funcionaria dijo además que la Provincia alcanzó a enviar los primeros 100 mil pesos, que fueron destinados a la primera etapa para levantar y techar el hospitalito cuyo costo alcanzó los 313 mil pesos que debieron complementarse con fondos municipales y del organismo. Fueron necesarios 217 mil pesos para concluir la primera fase de construcción. Posteriormente el revoque y las aberturas, ya colocadas, demandaron 260 mil pesos más que salieron desde las arcas públicas del distrito.

"Ahora para terminar el primer módulo precisaríamos entre 600 y 800 mil pesos más", dijo Souto no sin aclarar que "en estos momentos Provincia y Nación no están destinando fondos, porque la situación económica no lo permite". La Voz del Pueblo hizo público este viernes un informe según el cual el intendente Sánchez dio a conocer que esta etapa demandará 750 mil pesos de construcción y otros 200 mil para equipamiento.

Servicios para 5 mil

Souto precisó que "cuando se habla de terminar el hospitalito, estamos hablando de un módulo, porque el total de la obra comprende tres módulos, y recién se va por el primero". El detalle que dio permite conocer que la obra concluida en su totalidad podrá brindar servicios equivalentes para una población estable de 15 mil habitantes, mientras que el primero que se pretende concluir con la venta de los terrenos fiscales podrá dotar de una atención acorde a una población de 5000 personas; "es una sala un poco más grande que la que tenemos en este momento para mejor funcionalidad, ya que la actual nos quedó chica".

En este sentido indicó que los servicios de psicología y de la asistente social se tornan incómodos para prestarlos en las actuales condiciones.

Consultada al respecto, la directora del ente afirmó que analizan como única salida a la venta de terrenos para poder concluir la primera parte de la obra para dejar el inmueble en funcionamiento. Según indicó serían unos 12 terrenos ocho de los cuales están ubicados en Dunamar, y que "la idea es rematarlos en enero que es cuando mayor caudal de gente tiene la localidad".

Además aclaró que las tierras que se analizan vender no son las únicas disponibles como "por ahí dicen". Mary dijo a este diario que hay lugares ya destinados para plazas, "por ejemplo una frente al Plan Federal que está demarcada y todo, otra en calle 35 entre 44 y 46, y terrenos entre avenida 26 y calle 39 hacia el vivero, la Municipalidad tiene un montón de terrenos. Además en Dunamar está la plazoleta donde se encuentra el monumento a Fridolín Gesell que fue reubicado", subrayó.

A propósito de las tierras ubicadas en el barrio parque, y consultada por el diario, aseguró desconocer al particular que hace más de seis años cercó varios lotes. "Desconozco quién lo hizo, creo que fue un particular. Cuando yo asumí ya estaba alambrado y tiene un cartel que dice que es propiedad del municipio", contó.

"La salud está cubierta"

Mientras tanto y con el objetivo de contestar a determinadas críticas que llegan sobre el nivel de atención de la unidad sanitaria, la cual no tiene médicos y enfermeras de modo permanente, contestó que "por ahí falta un poco de información, porque no se acercan a preguntar".

Tras recordar que a partir del último verano se cuenta con guardia permanente de médicos y enfermeros, y de que obedece a una cuestión de temporada, indicó que "en invierno atiende un médico a la mañana, otro a la tarde y el otro queda de guardia a la noche. Guardia pasiva, con un cartelito donde está el número de celular de urgencias. Llamás a ese número e inmediatamente acude la ambulancia con el médico y el enfermero", relató.

Mary aseguró que "así nos manejamos ahora", pero que de igual forma "la guardia está cubierta las 24 horas". La entrevistada recordó que "antes no teníamos médicos los fines de semana y ahora hasta los domingos a la mañana atiende un médico en la unidad sanitaria y a la tarde está de guardia pasiva. La salud está cubierta".

Al presupuesto de $ 3.500.000 de Claromecó no le fueron proyectadas las obras hoy necesarias para concluir el primer módulo del complejo sanitario local, y destinar ese dinero "sería imposible" según Souto. Y aprovechó la consulta sobre el desenvolvimiento del presupuesto para aclarar que tampoco el año pasado se había previsto "contar con tres médicos" como los hay hoy cuando en 2008 se contaba con uno solo. "Tan mal el presupuesto de Claromecó no está si es que pudimos afrontar el gasto de dos médicos más que no estaban presupuestados", concluyó.

Cuestión de horarios

La Voz del Pueblo pudo consultar a un profesional de la salud que cumple funciones en la unidad sanitaria quien dio a conocer los horarios con los cuales se presta el servicios. Los médicos atienden de 9 a 12 y de 15 a 18, mientras que los enfermeros lo hacen de 8.30 a 12.30 y de 14.30 a 18.30. Las guardias pasivas son permanentes y rotativas, respondiendo al teléfono de emergencias que se muestra en el acceso de la sala en cuestión.

Comentá la nota