*Hospitales, sin solución y con pronóstico reservado

Desde sectores gremiales se señala que en Senillosa hay un estado de parálisis que ha dejado desprotegida a la población. Se indica también la gravedad de la situación en laboratorios del Castro Rendón.
La crítica situación por la que atraviesa el hospital de Senillosa fue calificada como de "parálisis" por el gremio UPCN, que además la ha contextualizado en la crisis general del sistema público de salud en la provincia.

"Está prácticamente paralizando, atendiendo sólo emergencias y el resto, se deriva al Hospital Heller, con lo cual queda prácticamente desprotegida una franja cercana a los 13 mil habitantes", sostuvo el sindicato estatal en una declaración, para recordar que el año pasado Concejo Deliberante declaró la emergencia hospitalaria "pero pese al paso del tiempo, nada se hizo ni desde la Zona Sanitaria ni desde el propio Ministerio de Salud de la Provincia".

El gremio además destaca que tras la última renuncia –la del director, Javier Lerda- y el hospital quedó reducido en su atención a sólo cinco médicos, y ahora "no se considera a los pacientes de la zona rural ni ninguna atención programada".

Según UPCN, "en las últimas horas se profundizó la paralización" en las actividades, por "fuertes cruces verbales" con el Jefe de Zona Sanitaria I, Gustavo Chiapero, quien acudió a Senillosa.

En el Castro Rendón

El gremio hace alusión también a los problemas que se suceden en el principal hospital de la provincia, el Castro Rendón. "El laboratorio en los sectores de endocrinología y bacteriología se encuentra virtualmente cerrado", destacó UPCN.

Comentá la nota