El hospital "no podría hacerse cargo" de un centro local de radioterapia

La doctora Susana Rodríguez afirmó que el hospital de Bariloche no está en condiciones de sostener la realización de tratamientos de radioterapia, y adelantó que transmitirá el pedido de la población al Consejo Provincial de Salud para que evalúe si la demanda justifica su instalación.
Bariloche deriva unos 40 pacientes al año y esta cifra sería insuficiente para la inversión que se necesitaría, dijo la facultativa."El no se puede ya lo conocemos" señaló a su vez la legisladora García Larraburu. Foto de Alejandra Bartoliche.

Los casos de cáncer son cada vez más frecuentes y variados, y tienden a multiplicarse en todo el mundo. Se trata de una enfermedad que hace unos 30 años su diagnóstico era mortal y en la actualidad, reconocida a tiempo, con los tratamientos adecuados y dependiendo del tipo de cáncer, permite alentar expectativas de vida.

Una de las formas de atacar su avance en los pacientes es la realización de tratamientos de quimioterapia y la aplicación de radiación que se realiza a través de equipos de aceleración de partículas.

En Bariloche, una ciudad que alberga unos 140.000 habitantes, los enfermos que necesitan la aplicación de rayos son derivados a las ciudades de General Roca y Cipolletti que, curiosamente, concentran los únicos dos centros de la provincia en 50 kilómetros.

El crecimiento de la ciudad, y con ella, el incremento de los casos de cáncer, motivó un debate en torno a la posibilidad de instalar un bunker de radiación para evitar el traumático desarraigo que implica realizar tratamientos duros y prolongados lejos de la contención familiar y los amigos. El Digital publicó en su momento una serie de notas, que comenzó con un artículo del oncólogo local Andrés Antón, el cual recogió numerosas adhesiones y derivó en una recoleccion de firmas sobre el particular. (Ver Radioterapia, una necesidad urgente para Bariloche, 090609)

Qué opina la Dirección del Hospital Zonal

La directora del Hospital Zonal Ramón Carrillo, Susana Rodríguez, evaluó que en este momento la institución no está en condiciones de encarar un emprendimiento de esas características aunque señaló que se trata de una decisión política que requiere de inversión.

"Es una decisión política que no la tomo yo", afirmó y agregó que una de las principales limitantes son los recursos económicos necesarios en función de la cantidad de personas que se atenderían.

Según informó, el hospital deriva 40 pacientes oncológicos por año y este número es muy bajo. "Una cosa es pagar 40 tratamientos por año y otra cosa es hacer el bunker y mantener el número de profesionales que tendrían que trabajar allí", explicó.

"Toda muerte es un impacto -agregó- y se vive al 100 por cien pero si vos te ponés del otro lado y decís que todo ese movimiento es para 40 personas al año es duro. Para uno es el 100 por cien pero del otro lado tenés los programas de una cosa y de otra que no andan y que necesitan de inversión". "De todas maneras mi tarea no es decidir sino transmitir esta inquietud de un grupo de la población al Consejo Provincial de Salud", aclaró.

Por otro lado, Rodríguez señaló que dada la situación actual, el hospital "no podría hacerse cargo" del sostenimiento de un bunker de alta complejidad porque no cuenta con personal especializado que pueda cumplir esas funciones, ni con las camas y las condiciones necesarias para atender adecuadamente a pacientes inmunodeprimidos.

En este sentido, descartó que la tercerización del servicio sea una alternativa viable porque las experiencias realizadas fueron "un negocio para las empresas" porque "el Estado invirtió en la infraestructura y después termina pagándole a las empresas". "Dónde está el negocio", preguntó y respondió afirmando que "es negocio para ellos, para las clínicas y para un grupito del Valle".

Finalmente, la directora del Hospital Zonal evaluó que el proyecto podría ser viable si se lograra que Esquel y la zona cordillerana derive sus pacientes a Bariloche y comentó que realizará el planteo al Consejo Provincial de Salud y a la Dirección de Programas.

Las gestiones políticas: "El no se puede ya lo conocemos"

Los primeros días del mes de mayo, el bloque de legisladores Justicialistas propuso al Estado provincial que la Empresa Investigaciones Aplicadas Sociedad del Estado -Invap SE- provea al Ministerio de Salud de Río Negro de Aceleradores Lineales para los hospitales de Alta Complejidad y construya la edificación adecuada para su funcionamiento.

Según establecen en los fundamentos del proyecto, la empresa estatal provee aceleradores lineales y es además, representante de firmas extranjeras que los producen. A pesar de ello, ningún Centro de Salud pública cuenta con uno.

El 1 de junio, la legisladora justicialista Silvina García Larraburu presentó un proyecto de comunicación en el que solicitó al Ejecutivo provincial que se asegure la instalación de un equipo en Bariloche y señaló como paradoja "tener que viajar a Buenos Aires o al Valle para tratarse teniendo a la empresa que fabrica los equipos en la ciudad".

En diálogo con el Digital, García Larraburu afirmó que "el no se puede y el estado de las cuentas ya lo conocemos" y señaló como paradoja la existencia de los únicos dos aceleradores lineales de toda la provincia se encuentran en el Valle y a 50 kilómetros uno de otro.

"No queremos el mensaje de provincia de que no hay plata y no se puede porque en Río Negro ni siquiera se podía hacer nada en el ciclo positivo de la economía", cuestionó y afirmó que llevarán las carpetas al Ministerio de Salud de la Nación para gestionar recursos.

Finalmente, la legisladora recordó que los pacientes de Bariloche y alrededores, deben trasladarse 500 kilómetros o más para realizar el tratamiento y esto implica "un gran trastorno y un desarraigo que afecta negativamente al enfermo y a su familia". En este sentido, concluyó comentando que el objetivo es "poner el tema en agenda" y confluyó espontáneamente con la junta de firmas que propuso una vecina de Bariloche y mostró su importancia.

Comentá la nota