Hospital de Naschel:

Hospital de Naschel:
Con estas palabras, el director del nosocomio definió y sintetizó la situación actual que atraviesa el edificio. Humedad, dificultades en la instalación eléctrica, caños rotos y dependencia sin funcionar son algunas de los problemas que acechan al centro de salud de Naschel.
La sala de parto está inutilizable. Cuatro, de las 8 habitaciones destinadas a pacientes internados, permanecen cerradas, es decir, clausuras para el uso. Tarritos de durazno, vasijas y fuentones suelen formar fila por los pasillos del hospital cuando llueve y el agua se cuela por las goteras del techo y por las paredes. Instalaciones eléctricas precarias y peligrosas y caños rotos. La caldera rota cuando en invierno las temperaturas alcanzan los 5 grados bajo cero en la localidad y la falta de aire acondicionado cuando en pleno verano el calor se torna asfixiante son los problemas actuales que afligen no sólo a la infraestructura del centro de salud sino a los más de 30 trabajadores y las 3 ó 4 personas que hasta ayer permanecían internadas en el lugar.

La pregunta que sobrevuela entre los habitantes de Naschel es qué pasó con las obras de refacción que se comenzarían a realizar a fines de 2008, cuando los pasos burocráticos parecían haber terminado y una empresa era la adjudicataria de las obras por un monto que superaba el millón de pesos. Los anuncios, “entre bombos y platillos”, quedaron en el olvido, al menos esa es la sensación entre los habitantes de la localidad.

“La situación es más que critica. Hacemos funcionar el hospital a pulmón”, explicó Carlos De Carlini, director del centro. Atrás quedaron los buenos recuerdos. “Hace unos 17 años, cuando el hospital se inauguró, su estructura era preciosa y se distinguía de las demás porque salía del estilo clásico de hospital”, recuerda con nostalgia el directivo. Hoy, por el contrario, habla de “un estado de malestar generalizado. No podemos brindarle a la gente lo que necesita. No contamos, por ejemplo, con un equipo de oxígeno central” y, entre las travesías de los últimos días, cuenta que debieron trasladar pacientes a la sala de preparto porque el moho y la humedad ganaron terreno en las habitaciones en las que se encontraban internados”.

Comentá la nota