El Hospital San José experimenta un crecimiento que lo posiciona como una referencia regional

Producto de gestiones sostenidas, la incorporación de nuevos servicios y la llegada de moderno equipamiento va dotando al establecimiento sanitario de las condiciones necesarias para hacer frente a una mayor demanda.
Ya funciona un nuevo equipo de Hemodinamia y el tomógrafo. El Ministerio aprobó la estructura funcional. Preocupa a sus autoridades el comportamiento de dos indicadores sanitarios sensibles: la tuberculosis y la mortalidad infantil.

Durante muchos años, el deterioro y el atraso constituyeron los calificativos que definían la realidad del Hospital Interzonal de Agudos San José, sometido a los avatares y vaivenes de diversas gestiones políticas. Envejecido, el Hospital demandaba cambios que lo pusieran nuevamente en el lugar de jerarquía que merece y necesita como espacio de salud destinado a la población más sensible y mayoritaria. En los últimos tiempos, esa realidad parece revertirse. Lentamente, el centro de atención sanitaria de la zona se va reposicionando y ganando nuevamente su lugar de referencia, inserto en un proceso de cambio. Las autoridades hospitalarias tienen contacto directo con los máximos referentes de la cartera sanitaria provincial y ello opera como facilitador de la puesta en marcha de algunas transformaciones, necesarias e imperiosas. La gestión hospitalaria local se ha propuesto cambiar el rumbo del nosocomio, no sólo en las formas sino en la esencia de la atención sanitaria. Y las autoridades provinciales miran de cerca la realidad del Hospital San José y atienden muchas de sus necesidades. Eso va cambiando el presente de la institución y va consolidando la certeza de que con el compromiso comunitario y un accionar sostenido y conciente, Pergamino recuperará en un par de años el Hospital que merece.

Resta por andar un largo camino, previsible, planificado. Resta corregir rumbos y resolver errores para poner el Hospital en el lugar de consideración pública que por momentos pareció haber perdido.

Hacia fuera, la opinión de los usuarios de los servicios que se brindan en el establecimiento confirma que "algo está cambiando". Hacia adentro, la realidad del nosocomio sigue siendo compleja, con mucho camino por recorrer. Pero previsibles y planificadas, las acciones que se impulsan se orientan a jerarquizar un centro de salud que debe ser modelo y que tiene todas las condiciones objetivas para lograrlo.

Para conocer aspectos de la realidad hospitalaria puertas adentro del establecimiento, LA OPINION mantuvo un extenso diálogo con el doctor Gerardo Monacci, director ejecutivo del Hospital San José, que pasó revista al funcionamiento de algunos servicios, se detuvo sobre la incorporación de equipamiento de última generación para dar respuesta a una demanda creciente y reflexionó sobre algunos indicadores de la realidad sanitaria local que desnudan la verdadera cara de la salud de Pergamino.

- En los últimos días el Hospital recibió equipamiento para la Unidad de Terapia Intensiva, ¿cuál es la realidad en materia de aparatología disponible para la atención?

- Cuando visitó el Hospital, el ministro de Salud, Claudio Zin, comprometió el envío de equipamiento para Terapia Intensiva, y efectivamente comenzamos a recibir esos equipos. Se trata de aparatología de última generación. Hasta el momento hemos recibido cuatro respiradores y estamos aguardando la llegada de seis kits más que nos estaban haciendo falta. Se trata de respiradores modernos que vienen con un monitor multiparamétrico, fundamental para saber cómo está el cuadro clínico del paciente, que mide la presión arterial, la saturación, la presión arterial media, la presión externa y la oximetría. Son equipos que poseen bomba de infusión; para los bebés tenemos "empuja jeringa" que nos permite pasar gota a gota; y para los adultos, una bomba de infusión que se emplea de acuerdo a la cantidad de droga que tiene que recibir el enfermo por minuto y por día. Nosotros teníamos estas bombas, pero con las que hemos recibido completamos el equipamiento. Logramos que la Terapia Intensiva Pediátrica y la Terapia Intensiva de Adultos tengan un respirador de última generación y un monitor en cada una de las camas.

Para hablar en valores, los respiradores salen 40 mil pesos cada uno y los monitores entre 27 a 30 mil pesos cada uno.

- ¿Este equipamiento acerca al establecimiento a la posibilidad de contar con una Unidad Coronaria?

- Efectivamente, con la llegada de esta aparatología estamos dotando al Hospital del equipamiento suficiente para próximamente poder abrir la Unidad Coronaria, una unidad especialmente preparada y equipada para los pacientes con patologías cardíacas que no hay en Pergamino.

- ¿En qué instancia se encuentran las gestiones para habilitar este nuevo servicio?

- Las gestiones están muy avanzadas. Hay un compromiso del director de Hospitales con la Asociación de Profesionales de otorgar, hasta que salgan los nombramientos, una beca de contingencia para la designación de los médicos y enfermeras. El espacio físico lo tenemos y estamos tramitando una ayuda financiera para lograr la adecuación edilicia que necesitamos.

- El Hospital consiguió también el reemplazo del equipo de Hemodinamia. ¿Cómo evalúa ese logro?

- Gracias a la excelente disposición del Ministerio de Salud conseguimos colocar un equipo rodante de última generación. Ya está instalado y junto con el tomógrafo adquirido con recursos del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación logramos equipar al Hospital con aparatología para la realización de prácticas de diagnóstico y tratamiento de alta complejidad. Realmente haber logrado el cambio del equipo de Hemodinamia lo evaluamos como algo muy bueno para el Hospital de Pergamino. Contamos con aparatología de primer nivel y contamos también con parte del viejo equipo que quedó en el establecimiento para su uso con pacientes que no se pueden movilizar.

- A la par del equipamiento, se están realizando inversiones en infraestructura…

- Sí, en los últimos días iniciamos la pavimentación del playón de ingreso al Hospital, una obra que nos habíamos propuesto y que estamos ejecutando con el financiamiento de la Cooperativa Eléctrica. La Municipalidad realizó la nivelación y la División Vial de la Cooperativa Eléctrica está colocando el asfalto caliente en el estacionamiento. Gracias a la buena colaboración que tiene la Municipalidad con el Hospital y a la gente del Corralón hemos podido concretar esta mejora. El costo de la carpeta asfáltica lo pagará el Hospital con recursos propios.

La verdad es que estamos muy contentos porque los cuatro proyectos que nos habíamos propuesto los estamos concluyendo: estamos avanzando con el playón y la entrada peatonal pavimentada e iluminada para el ingreso a la Guardia; tenemos funcionando el nuevo tomógrafo y el equipo de hemodinamia y estamos recibiendo el equipamiento para las terapias. Eso nos honra y nos asegura que vamos transitando en dirección al Hospital que queremos.

Una estructura que sostiene

A la par del refuerzo en equipamiento, el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires autorizó hace un tiempo una nueva estructura funcional para el Hospital San José. Este instrumento formal dota al establecimiento sanitario del andamiaje apropiado y permite proyectar el futuro sobre bases sólidas. La estructura funcional es el esqueleto de organización, ordenador de una dinámica que el Hospital exige y sus recursos humanos necesitan.

En un tramo de la entrevista concedida, el doctor Monacci se refirió a la estructura y confirmó que "está aprobada": "Ya se ha mandado al Ministerio el nombre de cada jefe, todo con el consenso de la Asociación de Profesionales, de hecho han sido ellos quienes nos han dado los nombres de los profesionales para armar la estructura. Solamente se hizo un concurso interno con las características del perfil del médico que queríamos para un sector que era el de Consultorios Externos, un nombre que surgió con el consenso del jefe de Clínica Médica, la Asociación de Profesionales y la dirección del Hospital", refirió Monacci, quien aclaró que "se nos ha otorgado una prórroga de 30 días más, que ya se está cumpliendo, para hacer el tema de los legajos y entrar en una fase de definición".

Como dato saliente de lo que significó la aprobación de la nueva estructura funcional, Monacci señaló que "conseguimos la ampliación de la estructura aprobada originalmente, lo que nos permitirá contar con el jefe de la Unidad Coronaria".

Cuestiones pendientes

Sobre el final de la entrevista, y consultado sobre las cuestiones que quedan entre las asignaturas pendientes, Monacci se mostró muy franco al reconocer que "faltaría contar con los nombramientos de recursos humanos que estamos necesitando para hacer frente al crecimiento del Hospital y que se evidencia no sólo en el incremento de la demanda sino en la disponibilidad de equipamiento.

"La tecnología con la que contamos para el trabajo en los distintos servicios nos exige contar con más recursos humanos, más enfermeros, técnicos y médicos designados en el Hospital y esa sigue siendo una asignatura pendiente que es la que por estos días desencadenó en el legítimo reclamo de los trabajadores, un reclamo entendido que habla de esta necesidad".

Comentá la nota