Hospital: se va el histórico Omar Lizaso y el servicio de diagnóstico se complica cada vez más

Hospital: se va el histórico Omar Lizaso y el servicio de diagnóstico se complica cada vez más
Diagnóstico por imágenes es el área más complicada por fuga de profesionales. Ya se fueron cuatro médicos hace semanas. El dato: Arrecian rumores, negados oficialmente, de cambios de cúpula hospitalaria.
Está de vacaciones, pero ya tomó la decisión de no volver más, y la renuncia está presentada. Es decir, no hay vuelta atrás: el radiólogo Omar Lizaso es el quinto médico de peso en lo que ya es parte de una fuga de profesionales del área de diagnóstico por imágenes del Hospital Municipal. Mientras tanto, insistentes versiones que hasta los propios implicados conocen (pero niegan) hablan de reemplazos o cambios en la dirección médica (Alfredo Waimann) y administrativa (Nora Gelso).

Tal como adelantó este Diario en octubre tras una crisis interna se fueron del servicio de diagnóstico por imágenes Carlos Serrano (jubilado), Marcelo Leani y su esposa Mónica Donadi (razones particulares), y un cuarto con mucha experiencia, Juan Riu.

Oficialmente no s reemplazó a ninguno, pero voceros del Hospital que conocen del tema le dijeron a infoeme.com que "cuando se fueron, se pusieron a mirar la cantidad de placas y diagnósticos que hacían por ejemplo Leani y Donadi y recién ahí se dieron cuenta de la cantidad enorme de trabajo que hacían; es como si antes los hubieran dejado ir sin percibir lo que dejaban vacante".

A las salidas de Serrano y Riu, le siguió un curso de capacitación en diagnóstico por imágenes para médicos de guardia, que dieron los radiólogos Omar Lizaso y Laura Hurtado. Fuente del Hospital descartaron que se tratara de un intento de reemplazar el trabajo de los médicos de diagnóstico.

Tras ese curso, y mientras se seguían sumando tareas para los pocos radiólogos que quedaban (tres, entre ellos dos veteranos y solamente uno joven) Lizaso habría tomado la decisión de dejar el Hospital. Para ello tomó vacaciones a fines de noviembre, pero este Diario pudo chequear que en el sistema de Salud ya conocen la renuncia del profesional, lo cual complica seriamente la prestación del servicio de diagnóstico por imágenes (radiografías, tomografías y resonancias).

Con la salida de Lizaso queda una situación clara, que el Gobierno y las autoridades del Hospital demoran en admitir: por primera vez en muchos años la capacidad instalada de la aparatología de diagnóstico es muy superior al recurso humano que debe manejarla.

En el Hospital también saben que Lizaso se fue en buenos términos, pero muy disconforme con el manejo del área de diagnostico: "trató de llamarles la atención varias veces sobre el problema al que se marcha si no se reponen los profesionales, pero lo escucharon poco y nada; eso fue determinante para que renunciara", indicaron las fuentes más serias.

Además, el médico creía que la conducción en el área de salud está "muy difusa". Lizaso mantiene su cátedra de biología en la Escuela Superior de Ciencias de la salud, futura Facultad de Medicina de Olavarría.

Los rumores imparables

Mientras seguía el drenaje en diagnóstico, en el Hospital se consolidan cada vez más las versiones que indican que el intendente José Eseverri podría reemplazar a alguna de las cabezas del Hospital Municipal, médica o administrativa. O que al menos analiza colocarles algunos "apoyos" nuevos para sustentar una gestión que en los últimos tiempos empezó a meter ruido.

En lo médico, hasta el mismísimo Alfredo Waiman sabe (y ha comentado entre sus pares) que se habla de reemplazarlo por el médico Oscar Bollini. Waimann está inquieto con el tema, porque es una especie de bola que crece en los pasillos sin que a él le informen nada.

Pero otro rumor, desmentido por los propios involucrados, es todavía más fuerte. Hoy por hoy, la responsable de la parte administrativa del Hospital es la subsecretaria y contadora Nora Gelso.

Y cada vez son más los que hablan de un posible reemplazo de Gelso por algún contador de la confianza de Gabriel Schmale, o por el propio Schmale. O la variante de colocarle otro funcionario de apoyo.

Ese rumor choca con el mismo problema que el anterior: Schmale lo desmintió de plano.

Comentá la nota