HOSPITAL: La crisis “es preocupante” pero “se puede manejar”

Las autoridades del nosocomio admitieron que el presupuesto del año pasado cerró con déficit, aunque se debió a una fuerte inversión en bienes de capital. A pesar de los reclamos de los profesionales relacionadas con deficiencias en los servicios, se indicó que se está trabajando para “optimizar los recursos” y que actualmente la atención no está “resentida”.
El director Administrativo del Hospital Ramón Santamarina, Daniel Binando, manifestó que la crisis en el nosocomio “preocupa” pero “se puede manejar”. De esta manera, le respondió al titular de la Asociación de Profesionales, doctor Pablo Días Cisneros, quien indicó que el nosocomio en general atraviesa una situación “sumamente grave”.

En la edición de la víspera, entre otros dichos, respecto a la falta de personal en el resto de las áreas, Díaz Cisneros señaló que esa problemática está relacionada básicamente con el corte en el presupuesto. “El Hospital cerró su gestión el año pasado con déficit de 1.800.000 pesos y, además, el gobierno municipal dice que hay una disminución en la coparticipación que debía mandar la Provincia, con lo cual el dinero que debía ingresar al nosocomio, para el mantenimiento de cada uno de sus sectores, en lugar de ser igual al del año pasado va a ser inferior”, añadió el profesional.

Toda esto hace que “la situación sea sumamente grave”, explicó el doctor Pablo Díaz Cisneros al tiempo que detalló que “a este ritmo no vamos a llegar ni a mitad de año. Esto provoca cierto malestar porque la gente ve los servicios se resienten”.

RESPUESTA

Ayer por la mañana, en diálogo con LA VOZ, el director Administrativo del Hospital Ramón Santamarina, Daniel Binando, salió al cruce de las declaraciones del titular de la Asociación de Profesionales e indicó que los servicios “no se han resentido” y que están trabajando para optimizar los recursos.

“El presupuesto del año pasado cerró con el déficit que manifestó el doctor Pablo Díaz Cisneros. De todas maneras, esa cifra se puede interpretar de varias formas. Lo que ocurre es que hubo una fuerte inversión en el 2008 en bienes de capital, que terminó dando una balance negativo”.

Además, el funcionario indicó que generalmente el Hospital suele cerrar sus balances de esa manera, no sólo por hacer inversiones en bienes de capital, sino que también por la inflación. De todas formas, está situación “se puede manejar”, sentenció Binando al tiempo que agregó que “lo que preocupa es la situación que estamos viviendo, en donde no hay estabilidad de precios y el dólar está en plana suba. Por eso, nadie sabe lo que puede llegar a suceder en este país de acá a fin de año”.

El funcionario añadió que están tomando ciertos “recaudos” desde el punto de vista administrativo que les permita afrontar la crisis. Dichas previsiones consisten en ser “más eficientes, gastar en las cosas que son necesarias y en eso no estoy de acuerdo con lo que indicó el doctor Díaz Cisneros. No significa que los servicios se resientan, contrariamente hoy están más eficientes y a eso apuntamos desde la direcciones”, añadió el entrevistado.

De todas formas, agregó que la crisis se siente en los lugares en donde “no hay profesionales”. Durante un año y medio se realizaron distintos llamados provinciales y nacionales solicitando personal específico y nadie se presentó. “No hay profesionales porque el sector privado ofrece una renta mayor. Pero si la crisis se sigue acentuando, eso seguramente va a cambiar porque el trabajador se acerca al Estado ya que en ese lugar logra estabilidad laboral”, explicó el funcionario.

Salarios

Según el titular de la Asociación de Profesionales, doctor Pablo Díaz Cisneros, dichas convocatorias quedan vacantes porque los sueldo que abona el municipio es muy poco. En tal sentido, el director administrativo agregó “los salarios en Tandil no es que sean más bajos que en otras localidades, en comparación con los sectores públicos. Como Hospital municipal, y no provincial, los salarios no son los más bajos aunque sí es cierto es que el sector privado ofrece mucho más a los médicos”.

Como se ha informado, la crisis suele aumentar la demanda en los hospitales públicos, no sólo con la gente que no tiene obra social sino que también hay gente que tiene cobertura médica y no se opera en una clínica privada porque la anestesia se debe abonar en efectivo y, en muchas oportunidades, no tiene el dinero para hacerlo.

“Cuando hay problemas económicos, muchos trabajadores no tienen el dinero en el bolsillo para afrontar el plus que cobran muchos médicos y por eso terminan en el sector público. Esto hace que no sólo haya más recursos por efectos de la crisis, sino que la demanda también se incrementa y ese es un factor a tener en cuenta”, añadió Binando.

Dada esta situación, el director administrativo señaló: “lo que debemos hacer para enfrentar la crisis es ser más eficientes en la prestación de los recursos y a eso apuntamos desde la gestión”.

Por último, dada la baja en la coparticipación anunciada por el secretario de Economía del municipio, el director sentenció que “eso hace que el panorama sea más complicado aun. Por eso, tenemos que ser más serios, no tan declarativos y preocuparnos más en que medidas se deben tomar para paliar esta situación” .

Comentá la nota