En el Hospital Central ya se puede saber en 48 horas si se contrajo gripe.

Se estima que el 25 de julio se podrá elaborar la prueba para conocer si es influenza A (H1N1).
La cantidad de casos sospechosos de gripe AH1N1 se incrementa cada día en el país, lo que provocó que el único laboratorio que podía confirmar que los pacientes hubieran contraído el virus colapsara (Instituto Malbrán en Buenos Aires). Pero desde ayer, el Hospital Central ya cuenta con la aparatología -el PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa)- por lo que se puede detectar si la infección respiratoria del paciente es una gripe u otra enfermedad.

De esta manera, se logrará disminuir las muestras que se envían fuera de la provincia y pasar de casos sospechosos a pacientes en tratamiento. El Ministro de Salud, Sergio Saracco, anunció que en 48 horas después de realizada la muestra, el virólogo podrá tener el resultado solicitado, es decir saber si es influenza A. Luego, enviarán al Malbrán las muestras, para determinar si se trata de la H1N1.

Pero el 25 de julio llegará a la provincia desde Suiza, una novedosa máquina (Real Time PCR) que le costó a la provincia 300.000 pesos y permitirá certificar si es H1N1 u otra variable del virus. Así, el laboratorio que funcionará en el Hospital Central, tendrá la posibilidad de mejorar el diagnóstico de todas las infecciones y no sólo las respiratorias. "Con este artefacto tendremos 99,9 por ciento de certeza en el estudio", comentó Hugo Pagella, jefe de la Red de Laboratorios de la provincia.

Se podrán realizar de 24 a 48 pruebas por día para los pacientes que estén internado porque presentan los síntomas de la gripe A (H1N1) y las muertes dudosas por el mismo factor.

Carlos Espull, jefe de virología del Hospital Central, es quien viajó a Buenos Aires para capacitarse en el Instituto Malbrán, mientras que el profesional Héctor Cuello será el especialista que se dedicará a detectar los posibles casos de dengue.

Espull estuvo dos días en Buenos Aires, donde adquirió conocimientos sobre la utilización de los reactivos que sirven para hacer el diagnóstico de influenza A (H1N1). Previa aprobación de la Nación, la provincia tuvo que contestar una encuesta donde se detallaban las características del lugar donde se concretarían los estudio, principalmente la medidas de bioseguridad. Como la demanda de muestras en el Malbrán rondaba las 500 pruebas por día, se había suspendido el taller para capacitar a los profesionales de otras provincias.

El proceso de análisis es una técnica de biología molecular donde se amplifica un segmento del genoma del virus. "A mí me va a permitir subir un escalón más en el diagnóstico, es decir, detectar que hay influenza A en el paciente, pero hay una tecnología superior, donde se utiliza un kit que envía la Nación, que identifican si es H1N1 o no", informó Espull. Los iniciadores son unos pedacitos de DNA que se pegan a la cadena que se quiere amplificar y producen una reacción, detectando lo buscado.

De esta manera, las muestras que lleguen al Malbrán, serán positivas y ahí discriminarán de qué tipo se trata. Por ahora se mandan todos los casos sospechosos y esto permitirá una economía de tiempo.

El aparato donde se corren las muestras tiene capacidad para 96, pero Pagella contó que por ahora se harán hasta 48 estudios. "Esto será una radiografía del virus que a lo largo del tiempo ayudará para comparar con las muestras de otros países para idear una futura vacuna", explicó el jefe de laboratorios.

Saracco anunció que no se hablará más de casos sospechosos sino de personas bajo tratamiento antiviral porque se sabrá si es una gripe o una neumonía, por ejemplo.

Comentá la nota