El Hospital Central es un hito del actual sistema provincial de salud

Todo esto permitió que en el año 2008 se realizaran más de 2600 cirugías y más de 100.000 consultas en el mencionado nosocomio
Los inicios del Hospital Central de Formosa se remontan al año 1906 cuando se conformó lo que se conoció como la primera comisión de higiene y un tiempo después se sumó el doctor Martín Ruiz Moreno y el 9 de julio de 1908 se dio inicio a la construcción de este hospital que en la actualidad es reconocido como la génesis del sistema de salud de la provincia.

Los trabajos duraron seis años y finalizaron en 1914 y cuando se inauguraron el flamante centro de salud recibió el nombre de Hospital Rural "Doctor Martín Ruiz Moreno".

Sin embargo, la comunidad entera lo reconocía como la Asistencia Pública bajo la dirección del doctor Telesforo Espinoza.

En 1935 el hospital contaba con un solo pabellón.Y fue entonces que se recibió una donación de la viuda de Patrocinio Carretero de Moratalla para la construcción de otro pabellón que cuando fue habilitado se lo conoció con el nombre de "Pabellón Moratalla" y estaba localizado en la intersección de las calles que actualmente se denominan Bartolomé Mitre y General Fotheringham.

La organización demoró por la carencia de políticas sanitarias federales y la dependencia centralista de un servicio de salud que mostraba una regular capacidad de respuesta por la falta de integración territorial que hizo que en la década del 70 se tuviese que crear un Servicio Aéreo de Fomento con los tradicionales "vuelos sanitarios", verdades ambulancias aéreas para atender los casos de emergencia. Buenos Aires quedaba muy lejos por lo que debía apelarse a Corrientes o Asunción del Paraguay para llegar hasta adonde había que superar rutas de tierra que en los períodos lluviosas eran intransitables así como también los ríos Paraguay y Bermejo que se superaban en endebles balsas.

Los primeros nombres de médicos que comenzaron a ocuparse de las políticas sanitarias incluyeron el del doctor Roger Roque Rodríguez Avila quien por muchos años fue jefe de la Delegación Sanitaria Federal.

Con la provincialización en 1955, el primer gobierno constitucional comenzó a generar las primeras estructuras sanitarias, específicamente con su interés en estructurar la vieja Asistencia Pública.

Todas las atenciones

Allí, en lo que es hoy el Hospital Central, se realizaba todo tipo de atenciones. Desde clínica médica hasta cirugías, atención de embarazadas y partos, pediatría y hasta la internación de afectados por problemas dermatológicos-que tenía como pionero al médico y escritor paraguayo Ángel Francisco Ríos y a Manuel Romero- o los que padecían enfermedades respiratorias y el mal de Chagas.

También había asistencia odontológica- con el concurso de personalidades de la talle de Miguel Abdón Saguier y César Alvarado- y oftalmológica, en este caso con la trayectoria legendaria del inmigrante doctor Popowickz cuya esposa Kira, era especialista en niños.

Los nombres de Ricardo Cosentino, Arístides Paulina, Sebastián Díaz Roig, Carlos Gatti, Moisés Kaller y Ramón Prieto, especialistas en garganta,naríz y oídos; Eduardo González Lelong, Hipolito Marcial y José Lorenzo Rojas, este último ginecólogo de renombre; Elio Bargas, Vidal Zayas Bobadilla, Felipe Valiente y hasta el ex gobernador Luis Gutnisky, que trajo al mundo centenares de criaturas, el pediatra Carlos Ros, los hermanos Juan José y Epidio Bruno. Tambien Roberto Lesbegueris y Emilia Narizano de Cáceres.

Nombres inolvidables

Más hacia aquí en el tiempo trabajaron en el principal hospital de la provincia los doctores Patricio Kelly, Bruno Rufino, Pablo Caulier; Juan Carlos Candia; Juan Arauz; los hermanos Américo y Humberto Cappello y Américo y Andino Aveiro; Pedro Canesín; Diego Gorvein; Alberto Zorrilla; Antonio Ferreira;Alberto Martínez; Carlos Benítez, Eduardo Bosniuk; Alberto Martínez; Héctor Pastor; Jesús Reynaldo Montiel; Miguel Alfonso Mendoza, Carlos Román , Rafael Serfaty y Medardo Paredes, entre otros. Con ellos, los hermanos Palmas Doncert, Carlos Mazoud, Carlos Santucho, Rafael Martínez, Jorge Coronel, Carlos Villafañe y Ricardo Coronel Fatecha.

Una larga nómina de profesional a los que se suman inolvidables enfermeros y parteros que recrearon la trascendencia y la jerarquia del Hospital Central que ahora tendrá nuevo edificio, según el anuncio de ayer del gobernador Insfrán.

En las jornadas lluviosas no solamente representaba un verdadero drama llegar a Formosa desde el interior o desde la periferia, que no se extendía mucho más allá de la plaza San Martín o las Chacras 8 y 25, actuales barrios San Francisco y San Miguel o de la chacra de la Cárcel, hacia el sur.

También era difícil ingresar hasta la zona del Hospital rodeado de calles de tierra, de iluminación precaria y con zanjas a cielo abierto para la evacuación de las aguas servidas y lo que dejaban las lluvias.

En periodos normales, los médicos llegaban hasta en bicicleta, como era el caso del doctor Luis Codda o en vehículos "todoterreno", como los rastrojeros que se utilizaron como ambulancias.

Emergencias plenas

Nada era imposible para los médicos del Hospital Central que tenían las caracteristicas de los médicos rurales o generalistas.Todos ellos protagonistas de hechos que desbordaron la historia provinciana como fuese el incendio de Casa Regalux, la explosión de calderas de la fábrica de taninos marca Formosa y el asalto al regimiento 29 de Infantería de Monte. Este acontecimiento movilizó voluntariamente a todos los profesionales de la salud de esta ciudad que actuaron con tanta solvencia que no falleció ninguno de los numerosos soldados que ingresaron con graves heridas.

Pabellón Moratalla

El Pabellón Moratalla marcó un cambio en la historia del hospital que es considerado central en el actual sistema de salud lanzado con el modelo formoseño para el desarrollo provincial en diciembre de 1995, es valorada la relevancia fundacional que tuvo ese espacio que fue totalmente remodelado en 1997 aumentándose la capacidad de las salas de internación y brindando una mejor calidad de atención para la comunidad.

En la actualidad es un hospital que es calificado con el tercer nivel de complejidad y centro de referencia y derivación de todos los efectores de salud, habiéndose complejizado con el paso del tiempo y mejorando la calidad de sus servicios hasta llegar a la actualidad con una amplia gama de ofertas para quienes llegan hasta allí en demanda de respuestas a sus problemas de salud.

Entre ellos figuran un Banco de Prótesis que permite que los ancianos, sobre todo las abuelas, quienes a causa de la oesteoporosis propia de la edad y del sexo que tornan frágiles sus huesos, tienen una fractura de cadera hallarán una rápida solución ya que con cirugía y prótesis incluida en 48 horas podrá estar de regreso en su hogar familiar.

Se ha incorporado también el servicio de cirugías videolaparoscópicas para las cirugías de vesículas, hernias y apendicitis, entre otras patologías, que ya cuenta con 660 procedimientos realizados, permitiendo que los pacientes operados con esta técnica en 24 horas esté en su domicilio.

También allí se ha centralizado el procedimiento de la sangre para toda la provincia ya que se provee a través de las Unidades Transfusionales sangre segura a toda la red pública; se ha incorporado laboratorios de análisis clínicos con equipamientos automatizados de alta precisión que brindan estudios que han sido esenciales para los pacientes politraumatizados y complejos.

Además, se han incorporado dos quirófanos de última tecnología al Servicio de Emergencias, un equipo neuroquirúrgico; un equipo de video-endoscopía urológica y digestiva, en ambos casos con tecnología de punta.

Todo esto permitió que en el año 2008 se realizaran más de 2600 cirugías y más de 100.000 consultas en el Hospital Central lográndose una disminución del 30% de la tasa de mortalidad hospitalaria con respecto a 1996.

Comentá la nota